Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aguirre vincula la "incomprensible" trayectoria de Caja Madrid con la "impunidad" con la que actuaban sus directivos

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha vinculado este lunes el escándalo de las 'tarjetas b' de Caja Madrid y la "impunidad" con la que actuaban sus directivos con la "incomprensible" trayectoria de Caja Madrid, que pasó de ser "una de las entidades crediticias más sólidas de España a quebrar estrepitosamente".
En su artículo semanal de ABC, recogido por Europa Press, la dirigente madrileña ha señalado que la "opacidad de estas tarjetas" da una "idea" de la "sensación de impunidad con que actuaban los directivos" de la caja, y puede "explicar" la "incomprensible" trayectoria de esta institución.
Asimismo, ve "imprescindible" que, a la hora de depurar responsabilidades, "se sepa cómo quiénes transformaron el sistema de tarjetas que tenía Caja Madrid de gastos a justificar con un límite de 600 euros mensuales en un sistema "opaco y fraudulento que, al parecer, se contabilizaba manualmente como quebrantos o errores informáticos".
Para Aguirre, es "comprensible" que la noticia de las tarjetas "haya provocado la indignación ciudadana", una "indignación" que se hace "aún mayor" cuando se sabe que los consejeros y ejecutivos que hicieron uso de las mismas "han estado al frente de esa caja durante el periodo que la ha llevado a la quiebra, que sólo con la intervención del Estado se ha podido evitar".
En un análisis de cómo nacieron las cajas, Aguirre explica la diferencia entre los miembros del consejo de administración de una banca privada, donde los consejeros son nombrados "con la aquiescencia y el conocimiento de sus accionistas", y el de una caja, donde "son nombrados por los partidos políticos, los sindicatos y la patronal".
La presidenta cree que lo sucedido también es consecuencia del hecho de que las cajas hayan carecido de "propietarios" que "pidieran cuentas y fiscalizaran lo que hacían esos consejeros y directivos nombrados por políticos, sindicalistas o patronos".