Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aguirre pide instrucciones judiciales más rápidas y de López Viejo dice que fue "la gran traición" de su vida política

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha pedido este martes de nuevo instrucciones judiciales más ágiles cuando ha sido preguntada por la declaración ante el juez de Alberto López Viejo, a quien ha calificado como la "gran traición" que ha sufrido en su vida política.
El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha citado a declarar este martes al exconsejero de Deportes de la Comunidad de Madrid Alberto López Viejo para interrogarle por el cobro de al menos 488.054 euros de la trama Gürtel por su "mediación para la obtención de contratos y otras resoluciones administrativas favorables a los intereses de Francisco Correa", según consta en un nuevo informe de la Agencia Tributaria remitido al magistrado.
Aguirre ha manifestado en la rueda de prensa posterior al Comité de Dirección del partido que se alegrará cuando la instrucción del caso Gürtel acabe y se abra el juicio oral. "Los culpables que sean condenados tras un juicio escrito, que los condenados vayan a la cárcel y que devuelvan lo robado", ha deseado.
"Me encantaría que se cerrara este sumario", ha apostillado después de recordar que el financiero Bernard Madoff, que tenía "agentes por todo el mundo", "en seis meses fue detenido, juzgado y encarcelado y su mujer no puede gastar más de 150 dólares sin permiso del juez".
Al ser preguntada por los apuntes de veracidad que el juez Ruz da al informe de la UDEF sobre el pago en b de la reforma de la sede del PP en la calle Génova, Aguirre ha contestado que no tiene "suficiente información para hacer declaraciones".
En este punto, Aguirre ha reiterado la petición para que una instrucción no se demore durante años, como mucho uno o dos, pero no los cinco de Gürtel, los catorce del caso Pallerols o los quince de Filesa. "Nuestra justicia necesita más celeridad, no puede ir con tanta parsimonia porque la sociedad cree que no se condena a los culpables mientras que los inocentes son mediáticamente condenados", ha concluido.