Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ahmadineyad aplaza por un día su visita oficial a Rusia

El presidente ruso, Dmitry Medvedev, saluda a su llegada a Yekaterimburgo, Rusia, hoy lunes 15 de junio, para asistir a la reunión anual de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), de la que forman parte China, Rusia, Kazajistán, Kirguizistán, Tayikistán y Uzbekistán, y asisten como observadores Mongolia, Pakistán, India e Irán. EFEtelecinco.es
El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, aplazó hasta mañana, martes, su visita de hoy a Rusia, donde se reunirá con el jefe del Kremlin, Dmitri Medvédev, informaron fuentes diplomáticas rusas.
"El presidente iraní no pudo venir hoy a Rusia debido a sus circunstancias personales. Pero su visita tendrá lugar el martes, 16 de junio", señaló la fuente a la agencia Interfax.
Fuentes diplomáticas iraníes en la capital rusa informaron previamente de que Ahmadineyad había cancelado su visita a Rusia, sin explicar el motivo.
Ahmadineyad tenía previsto llegar hoy a la ciudad rusa de Yekaterimburgo (Urales) para mantener un encuentro bilateral con el líder ruso.
En cualquier caso, el líder iraní sí participará mañana, martes, en la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) "en calidad de representante de un país observador", según la Cancillería rusa.
Ahmadineyad ha expresado su interés en que Irán ingrese como miembro de pleno derecho de la OCS, que acoge a Rusia, China y cuatro países centroasiáticos (Kazajistán, Uzbekistán, Tayikistán y Kirguizistán).
Teherán es escenario de violentas protestas opositoras desde la reelección el sábado de Ahmadineyad como presidente de esa república islámica.
Al grito de "muerte al dictador" y "abajo el Gobierno golpista", miles de personas se lanzaron a las calles de la capital para denunciar el fraude electoral.
El domingo, en una multitudinario rueda de prensa en Teherán, Ahmadineyad afirmó que "la situación está bien" y culpó a la prensa internacional de injerencia en los asuntos internos de Irán y divulgar un imagen falsa del país.