Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

DyJ se querella también contra los actores Alberto San Juan y Gloria Muñoz por reproducir la obra de los titiriteros

La asociación de Víctimas Dignidad y Justicia ha ampliado la querella que presentó contra los titiriteros Alfonso Lázaro y Raúl García para incluir a los actores Alberto San Juan y Gloria Muñoz, que volvieron a representar en Madrid la función 'La Bruja y Don Cristóbal' e incluyeron el cartel con la leyenda 'Gora Alka ETA' que provocó el ingreso en prisión de los artistas callejeros.
En un escrito al que ha tenido acceso Europa Press, DyJ, acusa a los dos actores de delitos de terrorismo y contra los derechos fundamentales y las libertades públicas. "Durante el desarrollo de la obra se volvieron a escenificar acciones violentas, como el ahorcamiento de un guiñol vestido de juez, el apuñalamiento de un policía y la violación de una monja y el apuñalamiento posterior con un crucifijo", dice la asociación. Por ello, solicita que se les tome declaración en calidad de investigados.
La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) también solicitó al juez tras la repetición de la obra de la Audiencia Nacional Ismael Moreno que citara a declarar a San Juan y Muñoz.
Los dos actores reprodujeron fragmentos del guión de la obra, acompañando a títeres manejados por miembros de las compañías 'Le Guiñol Orthopedic' y 'Lucas Locus', durante un homenaje a los investigados, en el que participaron, entre otros, los cantantes Cesar Strawberry y Santiago Auserón.
"El juez De la Audiencia Nacional Ismael Moreno está de guardia, o sea que a ver si nos lleva a todos 'palante' o no", indicó entonces el moderador del acto al término de la representación. Los participantes reclamaron el inmediato archivo de las actuaciones abiertas contra los titiriteros.
San Juan y Muñoz recrearon la obra, que fue representada en febrero en el barrio de Tetuán durante los Carnavales ante un público infantil, y tradujeron el guión original, que estaba en esperanto, al castellano. Prefirieron hacerlo en un idioma comprensible para los asistentes "para incidir más en el crimen", aclaró San Juan en clave irónica.