Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alcaldesa de Bigastro (PP) denuncia el uso de tarjetas municipales sin justificar por su predecesor del PSPV

Valerio niega un uso personal y asegura que están los justificantes
El equipo de Gobierno 'popular' en el Ayuntamiento de Bigastro (Alicante) ha denunciado gastos sin justificar, mediante el uso de tarjetas a nombre del consistorio, por parte del anterior alcalde socialista, Raúl Valerio, por importe de 30.000 euros en el período 2009-2011.
La actual alcaldesa de Bisgatro, Rosario Bañuls, ha indicado este jueves en declaraciones a Europa Press que "no había tickets" que justificaran compras en farmacias o supermercados "de fuera de la localidad", a través de dos tarjetas a nombre del consistorio.
Bañuls ha anunciado que presentará una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción para que se investiguen estos hechos, aunque ha señalado que se ha dado a Valerio un plazo de diez días para que presente las facturas que justifiquen los gastos.
"Se descubre porque se pide un extracto de las cuentas y sobre todo de la tarjeta del Ayuntamiento para saber para qué se utilizaba", ha detallado Bañuls, quien ha recalcado que "no existían tickets. Se pregunta en Intervención pero no había nada. Sabemos que había comidas pero no quién iba y qué actos protocolarios tenía" el anterior alcalde.
Asimismo, ha afirmado que también había compras en supermercados distantes a 40 kilómetros sin especificar las adquisiciones o en farmacias de fuera de Bigastro, cuando en la localidad hay botica. Así, ha apuntado a gastos por valor de "30.000 euros en dos años y medio, con las dos tarjetas" que se producen "entre 2009, 2010 y hasta junio de 2011" y añade un cargo "muy llamativo de 500 euros en una comida, del 6 de junio de 2011, cuando ya sabía que el nuevo equipo de Gobierno entraba el día 11".
Rosario Bañuls ha señalado que "sí se permitió la tarjeta" aunque en Intervención no había constancia de la justificación de los gastos porque "se presentaba el extracto". La actual alcaldesa de Bigastro ha reconocido, sin embargo, que la tarjeta sigue existiendo, que la tiene ella, aunque "se utiliza poco o nada".
"Está todo justificado", ha dicho, para señalar que "es normal que el alcalde tenga una tarjeta para cubrir actos protocolarios". "Como si tengo que salir a Alicante, la gasolina la pago con la tarjeta. En el caso raro yo la he utilizado para tomarme un café o una comida, porque procuro volver a casa a comer", ha añadido.
NIEGA USO PERSONAL
Por su parte, el anterior alcalde socialista, Raúl Valerio, ha afirmado en declaraciones a Europa Press que está "tranquilo" porque no ha habido "un uso personal" de las tarjetas y ha insistido en que el informe de la Secretaría es que "los tickets no los consideran válidos porque no aparece el CIF del Ayuntamiento". "Me parece que por un defecto de forma quieren anular todos los tickets. Tickets que están en la contabilidad municipal", ha añadido.
"Era una tarjeta no de Alcaldía sino de uso del Ayuntamiento para atenciones protocolarias y gastos de la Corporación" y "en la que todos y cada uno de los gastos, que ahora la señora Bañuls ha puesto en cuestión, están contabilizados y por tanto no se ha ocultado nada", ha insistido.
"Están con todos los justificantes y tickets, porque de otra manera hubiese recibido algún tipo de aviso del interventor o del tesorero, lo cual nunca sucedió", ha seguido Valerio que ha argumentado que "es falso" que se les diera un "uso personal".
En ese sentido, ha justificado las compras para el Ayuntamiento en otros puntos porque "en la última etapa de 2011, con muchos problemas económicos, había proveedores a los que no se podía pagar y no nos podían servir" y asimismo explica que otros son productos de limpieza para colegios e instalaciones públicas.
Ha indicado que las compras se hacían "de forma telemática por parte del encargado responsable del Ayuntamiento", y que se pagaba con una tarjeta protocolaria porque Valerio consideraba que eran gastos "más importantes". "El caso de las farmacias es sangrante. Las tres o cuatro compras coinciden con los botiquines de las escuelas deportivas municipales y los edificios públicos. Y el nuevo botiquín de la sede de la Policía Local de Bigastro", ha concretado.
Para el exalcalde, "aprovechando el caso Blesa, se ha querido montar una montaña" y ha recordado que "es la tercera vez que la Bañuls amenaza con poner una denuncia".