Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De Alfonso reclama a los partidos no usarlo como "cabeza de turco" por electoralismo

Se reivindica como un "hombre digno" pese a los "no pocos intentos fallidos de torcer" su voluntad
El director de la Oficina Antifrau de Catalunya (Oac), Daniel de Alfonso, ha acusado este jueves a los partidos en el Parlament de utilizarlo como "cabeza de turco" en una sobreactuación política ante la inminencia de las elecciones generales del domingo.
"Lo que está en juego es el triunfo electoral de unas elecciones. Pues bien, eso y no otra cosa es lo que se esconde detrás de esta campaña que lamentablemente ha conducido a algunos a tratar de sacar provecho de ella", les ha reprochado a los partidos en su comparecencia en la Comisión de Asuntos Institucionales (Cai) del Parlament.
De Alfonso cree que "con este revuelo interesado" las fuerzas parlamentarias está poniendo en peligro a la Oac como único organismo dedicado en toda su dimensión a prevenir, luchar contra la corrupción y dar formación institucional, ha dicho.
"Son ustedes los que, sin haberme tan siquiera escuchado, deciden poner en marcha el mecanismo de mi cese con el fin de apartar de la gestión de la Oficina Antifraude a un incomodísimo director y de este modo evitar que siga poniendo en orden todo lo relativo a la corrupción", les ha echado en cara.
De Alfonso ha añadido a los parlamentarios: "Están ustedes tratando de cesar, sin causa legal ajustada a Derecho, a la persona que está dando formación, a la persona que día a día trata de prevenir la corrupción".
Según él, lo que se ha juzgado en esta comisión parlamentaria es si el pueblo de Cataluña quiere seguir luchando contra la corrupción: "Este combate beneficia a unos cuantos, pero perjudica a toda la sociedad, porque si me destituyen volveremos a tiempos pretéritos en materia de lucha contra la corrupción".
UN "HOMBRE DIGNO"
Ha reprochado a los partidos que deberían haber puesto su atención en la violación a su derecho a la intimidad al sacarse a la luz las conversaciones: "En lugar de eso se han dado por buenas unas conversaciones que se han obtenido de manera delictiva y que de manera también delictiva han sido posteriormente distribuidas".
Ha insistido en que él ni grabó las conversaciones ni las ha puesto en circulación, y se ha reivindicado como un hombre digno que nunca ha cedido ante "los no pocos intentos fallidos de torcer" su voluntad, y ha defendido que nunca ha pertenecido a ningún partido político y también la independencia de la Oficina Antifrau.
PERDÓN POR EL "TONO COLOQUIAL"
De Alfonso sí ha reconocido que debe pedir perdón "por el uso y el tono coloquial" de sus expresiones en sus reuniones con el ministro y ha prometido que a desde ahora será más cuidadoso en las reuniones que tenga.
Ha concluido su intervención instando a los partidos a que a cuatro días de las elecciones den un mensaje a su electorado de si realmente quieren seguir luchando contra la corrupción "o lo que quieren es volver al pasado".