Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Almunia dice en su despedida que los argumentos de Podemos son "antipolítica" y "antidemocráticos"

Avisa de que Cataluña podría declarar unilateralmente la independencia y pide "diálogo"
El vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, ha dicho este viernes en su último día en el cargo que los argumentos de Podemos y sus alusiones a la "casta" son "antipolítica" y por tanto "antidemocráticos". Almunia ha avisado además de que Cataluña podría declarar unilateralmente la independencia y ha reclamado "diálogo".
Tras 10 años como comisario europeo, Almunia será sustituido este sábado al frente de Competencia por la liberal danesa Margrethe Vestager. El comisario saliente ha asegurado que todavía no sabe qué hará a partir de ahora. "Tengo claro lo que no voy a hacer: no voy a hacer política activa, no voy a hacer tráfico de influencias y no voy a pertenecer a ningún consejo de administración de ninguna empresa", ha señalado.
El político socialista ha admitido que mucha gente comparte "una parte de las críticas" de Podemos a la corrupción o al impacto social de la crisis. Y ha señalado que "se nos ha puesto la carne gallina" con el caso de las tarjetas black de Caja Madrid.
"La música suena bien, pero hay que leerse la letra" de lo que dice Podemos, ha apuntado Almunia parafraseando a la presidenta andaluza, Susana Díaz. "¿Es que los concejales de pueblo que no han cobrado un solo euro en su vida son casta o son casta ellos por estar en el Parlamento Europeo? A mi me parece que ese tipo de argumentos son pura y simplemente antipolítica y por lo tanto antidemocráticos", ha resaltado.
En todo caso, el ex secretario general del PSOE, que ha eludido pronunciarse sobre la situación de su partido, ha descartado que en España vaya a haber un Gobierno de gran coalición entre los socialistas y el PP. "Con lo que me alcanza la vista, no veo una coalición. No creo que haya las condiciones mínimas requeridas para imaginar quién podría formar parte de una coalición a escala nacional", ha aducido.
REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN
Sobre la situación en Cataluña, Almunia ha asegurado que, al igual que el caso escocés, nunca se ha discutido en el colegio de comisarios, pero ha apostado por el "diálogo" para buscar soluciones a "una situación que es muy complicada y que dura ya demasiado tiempo sin que formalmente se estén buscando soluciones en torno a una mesa".
"Las soluciones no se van a encontrar fuera del ordenamiento jurídico constitucional. Si el ordenamiento jurídico constitucional no es capaz de ofrecer la fórmula que se ha deducido de un esfuerzo de diálogo y acuerdo, habrá que acordar también cómo se modifica ese marco", ha defendido el político socialista.
A su juicio, no se puede descartar una declaración unilateral de independencia por parte de Cataluña porque "hay políticos que están muy activos en Cataluña y pueden en su día tener la capacidad de llevar adelante sus ideas con una mayoría del Parlament". "Ojalá no se produzca pero se podría producir. Ahora, la pregunta inmediata que yo me hago y que les he hecho a algunos de ellos es: bueno, ¿y al día siguiente qué pasa?", ha señalado.
EL GOBIERNO ZAPATERO TARDÓ EN RECONOCER LA CRISIS
Almunia ha reconocido que durante sus diez años como comisario ha vivido "tensiones" tanto con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero como con el de Mariano Rajoy. Los casos que le han preocupado "un poquito más" han sido porque "alguien desde Madrid, desde esferas del Gobierno correspondiente, haya pensado que aquí no había un comisario sino un embajador representante permanente de España".
El político socialista ha asegurado además que el Gobierno de Zapatero reaccionó tarde a la crisis. "Era complicado, no sólo desde el Gobierno pero también, el que en España se tomase plena conciencia de los desequilibrios y desajustes que tenían que ser afrontados antes de la crisis, pero sobre todo a partir de la existencia de la crisis", ha señalado.
"Se reaccionó tarde, porque el ciclo económico español al principio de la crisis todavía tenía viento a favor en las velas por la burbuja inmobiliaria", ha reconocido el comisario saliente de Competencia. "Se reaccionó tarde por desgracia y eso nos está costando mucho dinero", ha subrayado.
Ahora España ha vuelto al crecimiento pero no así la eurozona en su conjunto, lo que a su vez podría acabar afectando a España de nuevo, según Almunia. "Tenemos un problema muy serio de crecimiento y yo no veo una estrategia de crecimiento coherente todavía", ha señalado. El comisario saliente ha puesto en duda la eficacia del plan de inversión de 300.000 millones de euros que prepara la nueva Comisión, porque las experiencias anteriores similares no han dado resultados, y ha defendido que los países con margen presupuestario como Alemania aumenten su inversión.