Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alonso niega financiación irregular en PP vasco pero detecta que se "sacaron cantidades importantes" en Vizcaya

Anuncia que el PP de Bizkaia pedirá la suspensión de las "actividades políticas" de Aldecoa y dice que "llegarán hasta el final"
El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, ha negado que exista financiación irregular en el partido en Euskadi, pero han detectado una "extraña disposición" de las Cuentas del PP de Bizkaia, donde, mediante cheques al portador, "se ha sacado dinero en cantidades importantes" y, en concreto, ha apuntado a movimientos de caja superiores a los 100.000 euros anuales en los últimos años. Estos hechos han llevado a apartar de sus puestos al gerente del PP de Vizcaya, Arturo Aldecoa, y al contable, Gonzalo Pontes.
Alonso ha comparecido en rueda de prensa en Vitoria, tras la reunión del Comité de Dirección de la formación 'popular' en el País vasco donde ha dado a conocer la situación de ambos tras detectarse la existencia de "posibles gastos no justificados".
Según ha explicado, a los largo del último trimestre del año 2015 la gerencia nacional del PP ha realizado junto a la gerencia del PP vasco un análisis "especial" de las Cuentas del PP en Álava, Bizkaia y Gipuzkoa.
Tras recordar que los ingresos de los que se nutre la organización provincial provienen tanto de las cuotas de los afiliados, como de las subvenciones que reciben los partidos políticos, fundamentalmente desde los grupos que tienen en las Juntas Generales y en los ayuntamientos, Alonso ha destacado que en la auditoría no han detectado que exista "ningún tipo de fuente de financiación irregular". "El capítulo de ingresos es perfectamente legal", ha subrayado antes de insistir en que "no han detectado caja B" en el partido.
Alonso ha subrayado que los trabajos de la auditoría no han encontrado "objeciones" en las cuentas de Álava, Guipúzcoa o del propio PP vasco, pero sí detectaron una "situación extraña" en las cuentas de Vizcaya donde, "mediante cheques al portador, se fueron sacando cantidades importantes de dinero y derivándolo a caja, manejando dinero en efectivo".
"Se produce una circunstancia extraña de movimientos de caja superiores a los 100.000 euros anuales, a veces cantidades superiores, a lo largo de los últimos años", ha explicado antes de informar de que han analizado la contabilidad de los últimos cuatro años.
El presidente de los 'populares' vascos ha explicado que este es un comportamiento "insólito" que "contraviene" las normas del partido que prohíben manejar al año cantidades superiores a los 2.500 euros a través de caja, no se pueden emitir cheques al portador y todos los pagos se deben realizar a través de transferencia bancaria.
Ante esta situación y con el objetivo de buscar una explicación, han pedido el "soporte documental" de estos pagos, las facturas que puedan justificar esa "extraña manera de funcionar que contraviene las reglas y se aparta de una gestión contable diligente".
"Tenemos extraordinarias dudas de lo ocurrido y comenzamos a ver sospechas fuertes de un comportamiento inadecuado, irregular, por parte de los responsables de la contabilidad y de la gerencia de Bizkaia".
SE APARTA A LOS RESPONSABLES
Por ello, el pasado jueves dieron instrucciones para que se revocaran los poderes y se impidiera la entrada en su puesto de trabajo, al gerente de Vizcaya Arturo Aldecoa, que también es juntero, y al contable en este territorio, Gonzalo Pontes. "Es una decisión que adoptamos junto con el PP de Vizcaya y de acuerdo con la dirección nacional del partido", ha subrayado.
Alonso ha explicado que esta semana, un equipo del PP de Madrid viajará a Bilbao para, junto con la gerencia del PP vasco, llevar a cabo una auditoría de las cuentas 'in situ' para "seguir completando la documentación que necesitamos de la contabilidad". "Espero que no se demore mucho y que la semana que viene podamos tomar decisiones ejecutivas como consecuencia de lo que vayamos conociendo", ha indicado.
En este sentido, ha subrayado que quieren tratar este asunto con "prudencia, diligencia, firmeza y transparencia" con el objetivo de "llegar hasta el final y depurar responsabilidades que sean necesario depurar, en el caso de que se confirmen las sospechas que tienen" actuando "conforme a la ley y con toda la contundencia". "Es importante que nosotros seamos vigilantes. Nosotros hemos levantado nuestras alfombras y nosotros estamos actuando", ha subrayado.
"NO ES UNA CUESTIÓN POLÍTICA"
Respecto a las declaraciones realizadas por el propio Aldecoa en varios medios de comunicación afirmando que su suspensión se debe a una "cacería política", Alonso ha destacado que la auditoría la están haciendo junto a la dirección del PP de Bizkaia, de quien ha dicho están actuando con "absoluta contundencia", por lo que ha asegurado que esta situación "no tiene que ver con una cuestión política".
Asimismo, ha señalado que van a dar a Aldecoa "la oportunidad de explicarse y defenderse con todas las garantías" pero ha recordado que los indicios "son fuertes" y le consta que la dirección del partido en Vizcaya le va a plantear que suspenda sus actividades políticas, ya que es procurador en las Juntas Generales de Vizcaya. "Ha sido una auténtica sorpresa para la gente que convive en su entorno", ha reconocido.
También ha sido preguntado por las declaraciones del gerente de Vizcaya afirmando que durante su trayectoria en política le han intentado "sobornar" a lo que no ha accedido. Alonso ha señalado que "a él no le ha ocurrido nunca" y cree que "las cosas que le pasan a algunos, por algo serán". "Nosotros no hemos visto eso en su contabilidad, por lo que me sorprende que hable de esas cosas porque no lo hemos visto", ha subrayado.
Por ultimo, ha asegurado que como presidente del PP vasco se encuentra "poniendo a punto el partido", revisándolo para tener la garantía de que la organización está "absolutamente limpia", algo que cree que da "fortaleza" a la formación política. "No se va a tapar a nadie y por tanto, llegaremos hasta el final", ha concluido.