Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Altos cargos de Agricultura dieron instrucciones directas para que no se recibiera al denunciante del caso Acuamed

Altos cargos de Agricultura dieron, en marzo de 2014, instrucciones directas para que no se recibiera al denunciante del caso Acuamed, Francisco Valiente, según se desprende de las grabaciones de las declaraciones que testigos prestaron ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, a las que ha tenido acceso Europa Press.
En concreto, el abogado del Estado que actuaba como coordinador del convenio con la empresa pública dependiente de Agricultura, explicó al magistrado que el responsable de los servicios jurídicos en el Ministerio le comunicó órdenes del subsecretario, entonces Jaime Haddad Sánchez de Cueto, en las que se le prohibía volver a reunirse con Valiente.
Este testigo, Pablo Fernández, indicó que había celebrado un primer encuentro con el denunciante en la que le comunicó "una serie de irregularidades muy relevantes" y, tras recomendarle que denunciara los hechos, debía volver a verle para que le aportara pruebas.
No obstante, y tras conocerse que Valiente, que ocupaba el cargo de director de Ingeniería en Acuamed, iba a ser cesado, recibió una "instrucción directa del abogado jefe del Ministerio, Julio Díez". "No recibáis a esta persona, si quiere venir él se le da una cita conmigo y con el subsecretario", asegura que se le dijo.
"Si quiere traer las pruebas, que las aporte, pero en presencia del abogado del Estado y del subsecretario y si sigue en su voluntad de denunciar los hechos, por supuesto, que acuda a la Fiscalía, Policía u órgano judicial", agregó Díez. El testigo también precisó que se les recomendó "no hablar" con nadie de Acuamed por "las consecuencias que pudiera tener".
Pablo Fernández se encargó de comunicar esta decisión al denunciante que "no recibió bien la noticia". "No me jodas, no me jodas", le dijo por teléfono. Tras la negativa a escuchar sus argumentos, Valiente presentó un requerimiento notarial con las pruebas y posteriormente denunció los hechos. Fue cesado pocos días después.