Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana Pastor se acerca a escuchar demandas de emigrantes sancionados y preferentistas a la entrada de un acto en A Guarda

La ministra de Fomento, Ana Pastor, se ha acercado a escuchar las reivindicaciones de un grupo de unas 200 personas, conformado por emigrantes retornados sancionados por Hacienda y de afectados por preferentes, que han acudido este sábado a la entrada de un acto en A Guarda (Pontevedra) en el que se han inaugurado las obras de rehabilitación del castillo de Santa Cruz.
En la zona del aparcamiento situado en las inmediaciones del castillo se encontraba este grupo de personas con pancartas en las que se podía leer 'Somos emigrantes, no defraudadores' y demandas para la devolución del cien por cien de los ahorros de los afectados por preferentes.
Hasta ellos se ha acercado la ministra al filo de las 11.30 horas quien ha atendido durante unos tres minutos a los representantes de ambas plataformas de afectados del Baixo Miño --que abarca lugares como A Guarda, O Rosal o Tomiño--.
Según ha explicado a Europa Press, el portavoz de la plataforma de emigrantes retornados del Baixo Miño , Benito Alonso, la ministra ha atendido la situación de los afectados, "aunque sin compromisos", pero "por lo menos ha escuchado".
"NOS SENTIMOS ROBADOS"
Tal y como explica Alonso, a cientos de emigrantes retornados gallegos les han llegado en los últimos meses multas de Hacienda por no haber hecho la declaración de la renta por lo tributado en el extranjero desde el año 2008 hasta ahora. Los afectados denuncian que no fueron informados de esta cuestión y se sienten discriminados, de manera que las sanciones "están llegando a cantidades de escándalo".
"Se nos trata de defraudadores cuando nunca hubo un ánimo defraudador, ya es una ley discriminatoria para nosotros, porque nos obliga a declarar si cobramos más de 11.000 euros, cuando un pensionista español no está obligado a declarar si no cobra más de 22.000", ha explicado este emigrante que ha vuelto a Galicia.
"Nos sentimos discriminados, engañados, robados y aún por encima insultados, porque no somos defraudadores", ha lamentado Benito Alonso, en declaraciones a Europa Press.
Por otra parte, Alonso ha criticado también la situación de desamparo de afectados por preferentes, que ven su situación agravada "porque ahora están recibiendo multas de la Subdelegación del Gobierno acusados de atentados contra la seguridad por participar en protestas".