Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Analistas españoles, divididos sobre la conveniencia de reconocer ya el Estado palestino

El Gobierno dice que sólo se plantea el paso del reconocimiento si surge de un proceso de negociaciones con Israel
Analistas de diversos 'think tank' se muestran divididos sobre la conveniencia de que España no espere más y dé el paso de reconocer el Estado palestino, como le pide el PSOE al Gobierno de Mariano Rajoy como medida para avanzar hacia la paz.
El Grupo Socialista en el Congreso registró el pasado 16 de octubre una proposición no de ley que tendrá que debatir el Pleno en las próximas semanas, a través de la que pretende instar al Gobierno a reconocer el Estado palestino, en la convicción de que solo a través de la coexistencia de los dos Estados podrán alcanzarse acuerdos en una futura negociación.
La postura que "por ahora" mantiene el Ejecutivo defiende reconocer el Estado palestino solo cuando éste surja de un proceso de negociaciones con Israel, como señaló el jueves pasado el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, en el Senado.
MEJOR CON LA UE
Ignacio Molina, investigador principal del Real Instituto Elcano, y José Ignacio Torreblanca, director de la oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR, en sus siglas en inglés) coinciden en que el paso del reconocimiento, para ser verdaderamente útil y tener consecuencias sobre Israel, debería darlo la UE en su conjunto.
"España, de forma individual, no puede hacer nada", advierte Molina. "Israel puede vivir con un goteo de reconocimientos aislados si inmoviliza a los grandes" países europeos, coincide Torreblanca, quien, al igual que su compañero en el Elcano, no duda en calificar de oportuna la propuesta socialista, ya que así se genera el debate.
De hecho, Molina cree que España debería desempeñar un papel "activo" en la UE para intentar convencer al resto de sus socios de que un reconocimiento de Palestina que se hiciera de forma coordinada entre los miembros de la UE podría contribuir a hacer avanzar las negociaciones entre israelíes y palestinos.
Que el debate sobre el reconocimiento de Palestina haya resurgido recientemente no solo en España, también en otros países europeos como Suecia o Reino Unido, demuestra, a juicio de Torreblanca, que hay "mucha frustración" por la marcha del proceso de paz, por la falta de voluntad israelí por hacer avanzar las conversaciones.
Para este analista del ECFR, el reconocimiento del Estado palestino es un gesto "simbólico" que resta argumentos a Israel, pero que tiene el riesgo de no producir ningún efecto si se queda en un goteo de pasos por parte de determinados países, pero no de toda la UE en su conjunto.
NO HAY QUE ESPERAR
No opina lo mismo el vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas, Nicolás Sartorius, que anima al Gobierno español a reconocer el Estado palestino, pues está convencido de que a medida que más países hagan lo mismo, los palestinos estarían en mejores condiciones de negociar la paz con Israel.
Cuando Palestina fuera un Estado, Israel se vería más forzado a retirarse de los territorios ocupados, pues de lo contrario estaría cometiendo una "violación flagrante del derecho internacional", razona Sartorius. Pero además, añade, para Israel sería más seguro tener como vecino a un Estado con unas "fronteras acordadas" y con "las obligaciones y derechos de todo Estado".
A Sartorius le gustaría que fueran todos los países de la UE los que dieran a la vez el paso de reconocer el Estado palestino, pero reconoce que es "ingenuo" pensar que esto vaya a ocurrir a corto plazo. Por ello, y como el reconocimiento bilateral corresponde a cada país, no tiene dudas en recomendar al Gobierno español que "juegue sus bazas" y dé este paso. "Si Palestina fuese un Estado no sería tan fácil machacarla", resume.
GRAVE ERROR
Desde la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) que dirige el expresidente del Gobierno José María Aznar, su director de Política Internacional, Rafael Bardají, considera que sería "un grave error" que España reconociera el Estado palestino en el momento actual, cuando no hay siquiera negociaciones abiertas.
Dar un paso así, alerta, "alejaría la paz", pues se trata de una decisión que sólo "premia a una de las partes". Bardají ve por tanto como una iniciativa "populista y demagógica" la proposición no de ley presentada por los socialistas en el Congreso de los Diputados.
Advierte además de que el reconocimiento del Estado palestino por parte de algunos países "no significa" que ese Estado "vaya a existir" realmente. "¿Sería reconocer el Gobierno de Hamás en Gaza?", se pregunta Bardají, que llama la atención sobre el hecho de que "no existe un Estado palestino sobre el terreno".
Reconocer el Estado palestino equivaldría por tanto, en su opinión, a "reconocer una ficción" que, insiste, ni siquiera ayudaría a las negociaciones de paz, pues incentivaría a las líneas más duras de los dos bandos y supondría una violación de los Acuerdos de Oslo, que exigen que cualquier solución al conflicto sea negociada.