Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andalucía celebra que el Gobierno "se tenga que replantear" la reforma local por la "rebelión en las filas del PP"

"La crisis no puede ser la excusa para desmontar el Estado democrático y las instituciones", avisa la Consejera de Presidencia
La consejera de la Presidencia e Igualdad de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha saludado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "se tenga que replantear" el anteproyecto de reforma de la Administración local que otorga más poder a las diputaciones porque "ha provocado la rebelión en sus propias filas" y ha destacado que "hay gente dentro del PP que desde la sensatez está diciendo basta ya a los ataques a la Constitución, a las autonomías y ahora a los ayuntamientos".
Díaz se ha pronunciado de este modo, en declaraciones a Europa Press, en relación con la información del diario 'El País' que apunta que el Gobierno decidió no incluir esta reforma legal en el orden del día de la última reunión del Consejo Nacional de Administración Local, celebrada el pasado lunes, ante el previsible rechazo de muchos alcaldes del PP.
Según la titular andaluza de la Presidencia, la reforma promovida por el Gobierno de Mariano Rajoy no se concibe como una "medida de ahorro", sino que tiene una "profunda carga ideológica" que va dirigida "directamente al corazón del municipalismo" al plantear un "ataque" a los ayuntamientos con la reducción de los concejales "que eligen directamente los ciudadanos" mientras que se refuerza la figura de las diputaciones provinciales, "cuyos representantes no son elegidos directamente por los votantes".
"El PP también es el partido de muchos concejales en este país, de muchos hombres y mujeres que tienen esas actas de concejales porque los han elegido los ciudadanos, y que ante una medida desproporcionada, injusta y que va directamente al corazón del municipalismo ha provocado la rebelión en sus filas y hace que el propio presidente del Gobierno se lo tenga que replantear", ha destacado Díaz, que ha saludado que "haya gente dentro del PP que desde la sensatez está diciendo basta ya de ataques a la Constitución, a las autonomías y ahora a los ayuntamientos".
"REFORZAR LA COORDINACIÓN PARA AHORRAR EN EL CONJUNTO DEL GASTO PÚBLICO"
A su juicio, "la crisis no puede ser la excusa para desmontar el Estado democrático y las instituciones, sino que tiene que ser la oportunidad para que se refuerce el diálogo entre los partidos y entre el Estado y las comunidades autónomas, así como la coordinación entre instituciones que hagan más eficaz esa gestión y ahorren en el conjunto del gasto público, pero no puede ser la justificación para desmantelar las instituciones en este país".
La consejera ha considerado "llamativo que se justifice el ahorro en el ataque a las corporaciones recortando el número de concejales y el número de diputados electos en los parlamentos autonómicos, es decir, en asambleas legislativas que eligen directamente los ciudadanos, y en cambio se refuerza la figura de las diputaciones, cuyos integrantes no eligen directamente los ciudadanos", lo que, en su opinión, evidencia que "algo de ideología hay también detrás de estas decisiones".
En este sentido, Díaz ha puesto de manifiesto que "el PP está gobernando desde su ideología y eso lleva implícito cómo trata a los ayuntamientos", mientras que "el PSOE es un partido con vocación municipalista demostrada a lo largo de los años y que siempre ha entendido a los ayuntamientos, a los alcaldes y a los concejales como personas que están cerca del territorio, que ponen rostro a la gestión y que son los que reciben en primer lugar los problemas, las dificultades y a veces incluso las soluciones que aportan los ciudadanos".
Frente a ello, la titular andaluz de la Presidencia ha subrayado que "el PP está demostrando que no tiene vocación municipalista y por eso pone sobre la mesa normas que van directamente a ese corazón del municipalismo e incluso cuestionan a concejales que en su inmensa mayoría no reciben ningún tipo de retribución", por lo que ha insistido en que la reforma promovida por el Ejecutivo central "no es una medida de ahorro, sino una medida con mucha carga ideológica detrás que persigue desestructurar uno de los pilares fundamentales de la construcción del Estado como son los ayuntamientos".