Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'15MpaRato' pide a Andreu que cite como testigos a ocho consejeros beneficiarios de las 'tarjetas B'

La asociación '15MpaRato' ha solicitado al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que cite a declarar como testigos a ocho consejeros de Caja Madrid y Bankia que hicieron uso de las 'tarjetas B' opacas al fisco entregadas por las entidades.
Se trata de exsecretario de Estado de Hacienda y miembro del Consejo de Administración y de la Comisión de Control de Caja Madrid, Estanislao Rodriguez Ponga, cuyo gasto con este medio de pago ascendió a 255.400 euros; el consejero por Izquierda Unida José Antonio Moral Santín (456.000 euros cargados en su tarjeta) y el representante del PSOE Antonio Romero Lázaro que, según la documentación que obra en poder del Juzgado Central de Instrucción número 4 gastó 252.000 euros.
La asociación, personada como acusación popular en la pieza separada abierta para investigar los hechos, también ha reclamado que declaren los miembros de Comisiones Obreras (CC.OO) Pedro Bedia Perez (78.200 euros) y Francisco Baquero ( 266.400 euros) y el consejero en representación de la Unión General de Trabajadores (UGT) José Ricardo Martinez Castro (44.200 euros).
'15MpaRato' pide, por último, que se interrogue al vocal de la junta electoral del Real Madrid Guillermo Marcos Guerrero, que cargó 133.600 euros en su 'tarjeta B' y a uno de los subordinados del expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, Enrique de la Torre Martínez, cuyo gasto asciende a 320.000 euros.
"REMUNERACIONES INJUSTIFICABLES"
Según explica esta acusación en su escrito, las tarjetas constituían "un sistema oculto de remuneraciones injustificadas e injustificables, que eran utilizadas por sus poseedores, no como instrumentos de trabajo, sino como auténticas retribuciones o pagos".
Considera que las declaraciones de estos beneficiarios podría contribuir a esclarecer quienes diseñaron y permitieron este sistema de pago y qué contrapartidas se exigían a aquellos que las disfrutaban. "¿A cambio de qué se paga a las personas que recibían estas tarjetas? ¿Servicios, favores?, ¿Qué actos que se pagan de manera ilícita a los que disfrutan de las tarjetas pueden ser considerados lícitos?", cuestionan.