Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Anulan el despido de una trabajadora afectada por el ERE de CC.OO. de Cantabria al ver motivos "ideológicos"

El Juzgado de lo Social número 2 de Santander ha declarado nulo el despido de una trabajadora de Comisiones Obreras (CCOO) de Cantabria, incluida en el Expediente de Regulación del Empleo (ERE) acordado por el sindicato el pasado mes de septiembre, al entender que concurren "motivaciones ideológicas y sindicales", debido a que la mujer tenía una posición "muy afín" con el anterior secretario general, Vicente Arce.
Asimismo, en la sentencia, difundida este sábado, la magistrada señala que existen "indicios razonables" de que la conducta de la formación sindical -de extinguir el contrato y amortizar el puesto alegando causas económicas- responde a una "represalia" de la actual dirección contra la afectada, Amelia Salcedo, que denunció en su día la falta de ocupación a la que fue sometida durante tres semanas, lo que acarreó una sanción a la empresa.
De acuerdo con el fallo, la mujer se incorporó al sindicato cántabro en el año 2000, procedente de CCCOO en el País Vasco. Desde 2001 a 2013 formó parte de todas las comisiones ejecutivas junto a Vicente Arce, con el que mantiene una "posición ideológica y de política y acción sindical muy afín", siendo en esta etapa secretaria de Empleo y Formación.
A raíz del congreso regional de enero del año pasado, cuando no resultó elegida en la candidatura que encabezaba Arce, y tras la dimisión de éste en el mes de julio, --que fue sustituido en el cargo Carlos Sánchez--, Salcedo dimitió de todos sus cargos de responsabilidad sindical debido precisamente a las "luchas internas" en el seno de CCOO.
Tras este cese, en marzo de 2013, la mujer, que es licenciada en Derecho, se incorporó a los servicios jurídicos de la formación, por orden de Arce, todavía secretario general. Sin embargo, poco después, Sánchez, que entonces desempeñaba el cargo de secretario de Organización, decidió retirarla de dicha asesoría y adscribirla al Orecla, aunque la dejó sin ocupación efectiva hasta que denunció por escrito su situación.
En este sentido, la magistrada destaca que la adscripción de Salcedo al Orecla se produce a "escasos" cuatro meses de iniciarse el primer ERE (en agosto) y a cinco de comenzar el segundo -basados ambos en motivos económicos-, cuando "ya se tiene constancia" de que la facturación realizada por CCOO en el servicio jurídico había experimentado un "descenso acusado" entre 2011 y 2012, mientras que en 2013 "seguía la misma tónica".
LOS CRITERIOS DEL DESPIDO NO APARECEN EN EL ERE
En cuanto a los criterios esgrimidos en la carta de despido, -que era la persona de menor antigüedad del departamento y que su coste laboral era superior- el fallo judicial dice que ninguno de los dos figura "en modo alguno" en el ERE. Además, la jueza subraya que, según las fechas de nombramiento en el Orecla, Salcedo tiene acreditada una mayor antigüedad que su compañero en el departamento, que no fue despedido.
La sentencia incide en que "no tendría justificación" la decisión de CCOO de adscribir a esta trabajadora al departamento del Orecla, un servicio que se ha visto "considerablemente reducido" según el propio sindicato, lo que evidencia -prosigue el fallo- "una actuación encaminada a colocarla 'ad hoc' (...) en un puesto de trabajo y en un servicio" en el que su actuación "no era necesaria", pero que posibilita así una "justificación para su salida de la empresa por causas objetivas de naturaleza económica".
Por todo lo anterior, la jueza anula el despido al considerar que vulnera los derechos fundamentales y libertades públicas de la trabajadora así como la garantía de indemnidad. En este último sentido explica que la trabajadora denunció la falta de ocupación efectiva y el despido se efectuó como "represalia" a esta denuncia. "Represalia" que también viene motivada por "una determinada adscripción y posición ideológica en el seno del sindicato que es opuesta a la que resultó finalmente vencedora tras la dimisión de Vicente Arce como secretario general y el nombramiento del otro candidato, Carlos Sánchez".