Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aplazada 'sine die' la declaración de Granados en la Asamblea hasta un nuevo pronunciamiento del juez Velasco

El exconsejero de Justicia se queja de no puede defenderse bien al no poder consultar documentación por estar en la cárcel
La Mesa y junta de portavoces de la comisión de investigación sobre corrupción política en la Asamblea de Madrid ha postergado 'sine die' la declaración prevista para este mediodía del exconsejero de Justicia de la Comunidad Francisco Granados hasta un nuevo pronunciamiento del juez Eloy Velasco, quien decretó su estancia en prisión por el caso de corrupción Púnica.
Tras casi una hora de reunión de la mesa y junta de portavoces de la comisión, la presidenta de la misma, Dolores González Pastor, ha informado, tras consultar con el letrado, que el proceso de requerimiento de la comparecencia del exsecretario regional del PP "tiene todas las garantías de que todo se ha hecho de forma legal".
Y ha recordado que en el requerimiento de comparecencia que le consta a Granados se le conceden "los mismos derecho y mismas obligaciones que el resto de comparecientes, como derecho a no declarar y ser asistido por un abogado".
No obstante, González Pastor ha manifestado que para "tranquilidad" y con el ánimo de ser "lo máximo de garantistas posible", volverán a someter a criterio del juez "cualquier posible riesgo y cualquier incidencia sobre si se establecen todas las garantías o no" para la comparecencia de Granados. Por tanto, ha anunciado que la pospone antes contar nuevamente con el criterio del magistrado.
LOS HECHOS
El exconsejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad comenzó su comparecencia sobre las 14 horas de este viernes por videoconferencia desde la cárcel de Estremera quejándose de que la presidenta del Parlamento regional, Paloma Adrados, le hubiese impedido aplazar su declaración de hoy alegando que "no puede consultar ningún papel sobre hechos que pasaran hace tantos y no les puedo arrojar mucha luz" sobre la fundación Arpegio.
Granados ha sido llamado a declarar este mediodía para responder por las presuntas irregularidades de la fundación en la comisión de investigación sobre corrupción política en la Comunidad de Madrid que celebra hoy la Asamblea de Madrid, tras el interrogatorio practicado a las exconsejeras de Medio Ambiente Beatriz Elorriaga e Ana Isabel Mariño y a la exdirectora gerente de la fundación Carmen Planta.
Francisco Granados detalló que él remitió hace unos días un escrito a la presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, para que aplazara su comparecencia. Sin embargo, Adrados no atendió su requerimiento, dijo.
"Estoy encantando de que me convoquen cuantas veces sean necesarias. Yo remití un escrito a la presidenta para aplazar mi comparecencia hasta que estuviera en libertad porque no puede consultar ningún papel sobre hechos que pasaran hace tantos y no les puedo arrojar mucha luz. Además, por el propio formato de la comisión me da la sensación que no se me permite expresarme con la libertad y claridad que se me requiere", esgrimió.
"Entiendo que un viaje a Londres por ocio sí pero lo mío parece un motivo menor", se ha quejado Granados en alusión al hecho de que el expresidente regional Ignacio González no acudiera a declarar a la comisión de investigación de hace un mes por el caso del espionaje alegando un viaje a Londres que, según la oposición, pagó el mismo día que se hizo pública la petición de su comparecencia.
El exsecretario general del PP de Madrid aseguró además que se ha enterado hoy mismo de que el asunto de la Fundación Arpegio está siendo investigando "en esta forma tan rimbombante llamada operación Pública". "Parece poco oportuno que yo hable sobre estas cuestiones. Estaré encantando de hacerlo cuando salga a esta situación de la que no sé por qué estoy sujeto", reiteró.
En ese momento, la conexión con la cárcel falló y, tras varios intentos, no han podido restablecerla por completo. A continuación, la portavoz socialista en la comisión, Encarnación Moya, criticó que los portavoces no conocieron el escrito de Granados ni le decisión de la presidenta de la Cámara regional.
"Estamos hablando del respecto de los derecho de una persona que no puede defenderse en igualdad de condiciones que en otras", ha añadió Moya para pedir un receso de la sesión para aclarar el asunto, una reunión que ha durado unos 40 minutos.
Previamente, la presidenta de la comisión había aclarado al respecto que efectivamente Adrados le comunicó la intención de Granados que se considera su situación procesal como argumento para no que no compareciera.
Después, según comentó, tuvo una conversión con Adrados en el sentido de que si era o no un problema o no la situación procesal del compareciente lo tenía que dirimir el Juzgado. Y como el juzgado dio el visto bueno, "y ahí quedó el asunto".