Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aplazada por baja médica la declaración de la presidenta del Parlament en el juicio por el asedio

La declaración de la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, como testigo en el juicio que celebra la Audiencia Nacional contra 19 acusados de asediar la cámara catalana el 15 de junio de 2011, prevista para este viernes, se ha suspendido por segunda vez por su baja médica.
Según han informado a Europa Press fuentes del Parlament, Núria de Gispert --que está siendo sustituida por la vicepresidenta, Anna Simó, durante las sesiones del pleno-- ha alegado que todavía está de baja, convaleciente tras una intervención quirúrgica, por lo que no podrá declarar por videoconferencia tal y como estaba previsto.
Por el momento, no hay una nueva fecha para su declaración, que se ha aplazado por segunda vez por el mismo motivo, han puntualizado las citadas fuentes.
De Gispert llegó al Parlament el día del asedio en un helicóptero de los Mossos d'Esquadra, que efectuó cerca de diez vuelos para trasladar a una treintena de diputados, mientras otros lo hacían en vehículos oficiales, ante el bloqueo de los indignados.
También tuvo que recurrir al helicóptero el presidente de la Generalitat, Artur Mas, para lograr acceder a la Cámara autonómica y asistir al debate y la votación de los presupuestos catalanes.
Mas ya ha declarado en este juicio y testificó por videoconferencia desde su despacho el 3 de abril que nunca había vivido un bloqueo al Parlament como el del 15 de junio de 2011 y que estaba preocupado por la imagen de la "realidad catalana y de sus instituciones".
La Fiscalía pide cinco años y medio de cárcel por delitos contra las Instituciones del Estado y atentado contra la autoridad, mientras que la acusación popular, ejercida por Manos Limpias, solicita nueve años de prisión para cada uno de ellos.