Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arenas asegura que la gestión del Guadalquivir ha sido un "desaguisado extraordinario" de los gobiernos socialistas

Dice ser consciente de que se encontrará la Junta "peor de lo que nos han contado"
El presidente del PP-A, Javier Arenas, ve una "humillación" que Andalucía tenga que devolver al Estado las competencias sobre la gestión del Guadalquivir por no alcanzar un acuerdo con el Gobierno y considera que la gestión de este asunto ha sido un "desaguisado extraordinario" de los gobiernos socialistas "desde el principio al final".
Durante un encuentro regional de Nuevas Generaciones celebrado en el Centro Cívico del Zaidín, en Granada, Arenas ha opinado que la gestión de las políticas de agua ha sido "un desastre en Andalucía" pero a su juicio no ha sido culpa del Estatuto de Autonomía sino que ha sido un "fracaso" de los gobiernos que han abordado la materia.
Así, ha señalado que fue inicialmente Manuel Chaves desde el Gobierno de la Junta quien reclamó al Estado las competencias del Guadalquivir y ahora es él, como ministro, "quien se las niega a Andalucía".
Asimismo, ha recordado que fue un gobierno socialista quien presentó el recurso contra el Estatuto andaluz y otro gobierno, el de José Antonio Griñán, el que volvió a reclamar las competencias para finalmente ser el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero el que ha exigido la devolución de las mismas.
"Y las víctimas son los funcionarios, los regantes y los andaluces, a los que nos suben los impuestos del agua todos los años", ha clamado el líder del PP-A.
A su modo de ver, tanto las competencias del Guadalquivir, como el paro y el escándalo de los Expedientes de Regulación de Empleo irregulares, "donde se han gastado mil millones de euros en amigos en vez de para los parados", son ejemplos "muy claros" del fracaso del PSOE en Andalucía.
Frente a esta situación, ha dicho, "está el PP", que "es el partido de las reformas" que "evitan los recortes sociales" y se ha mostrado optimista sobre la posibilidad de revertir la situación económica de Andalucía pese a que "nos vamos a encontrar una Junta peor de lo que nos han contado".
En esta línea, ha advertido a los más de mil jóvenes reunidos en el Centro Cívico del Zaidín que ellos "son los dueños del cambio político" y les ha animado a acudir a las urnas el próximo 20 de noviembre para cambiar el rumbo de la comunidad.
ACTO SOCIALISTA
El líder del PP-A también se ha referido al acto que el PSOE está celebrando en Atarfe (Granada) con la presencia del candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, y el expresidente del Gobierno Felipe González.
A ellos les ha pedido explicaciones sobre las altas cifras de paro que padece Andalucía y España y cuyas principales víctimas, ha dicho, son los jóvenes.
"Chaves, Griñán y Zapatero tienen difícil contestar a esta pregunta porque aquí al lado podrían estar celebrando un Consejo de Ministros de hace 25 años", ha ironizado para exponer que este asunto debe solucionarse "desde el futuro" y "no desde el pasado".
Así, ha manifestado que el PP-A es el partido "de la esperanza del empleo", recordando los cinco millones de empleos generados durante el Gobierno de José María Aznar, cuando la situación económica del país era a su juicio similar a la actual.
Por último, ha hecho alusión al Corredor Ferroviario Mediterráneo, y tras incidir en que se ha conseguido el trazado con la ausencia del PSOE, se ha comprometido a que este eje "no margine a la costa andaluza" y pase por la costa de Almería, Málaga y Granada.