Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Argentina suma a un colombiano a los más buscados por el atentado a la AMIA

La Corte dejó sin efecto la nulidad que pesaba sobre los primeros tramos de la causa, "cuando el juez (Galeano) actuó sin vicios de parcialidad", sostuvo el fallo. EFE/Archivotelecinco.es
El colombiano de origen libanés Samuel Salman El Reda se convirtió hoy en uno de los principales buscados por el atentado a una mutualista judía de Argentina cometido en 1994, tras la decisión de la Justicia de ordenar su captura internacional.
El magistrado Rodolfo Canicoba Corral materializó el pedido que hizo el 20 de mayo el fiscal Alberto Nisman para detener a El Reda, acusado de participar "en la preparación y consumación del atentado" a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en julio de 1994, que causó 85 muertos, informaron a Efe fuentes judiciales.
El juez también libró un exhorto diplomático a Colombia y al Líbano, donde se cree que vive el acusado, para solicitar la detención de El Reda con miras a su extradición, sostiene la resolución judicial.
Canicoba Corral ordenó la "inmediata" detención del colombiano "por imputársele la comisión de los delitos de homicidio calificado doblemente agravado", un delito que se castiga en el país con prisión perpetua.
Esta decisión se conoce después de que la Corte Suprema de Argentina ordenó el pasado 27 de mayo la reapertura de parte de las pesquisas sobre el atentado, lo cual fue celebrado por organizaciones judías y familiares de las víctimas.
El Reda, casado desde 1989 con la argentina Silvina Saín, está acusado de ser un estrecho colaborador de Moshen Rabbani, ex agregado cultural de la embajada de Irán en Buenos Aires y sobre quien también pesa un pedido de captura internacional, según precisaron los portavoces.
Canicoba Corral convalidó el escrito presentado por Nisman, quien sostiene que el colombiano fue quien coordinó la llegada al país, estadía y partida del grupo que consumó el atentado con carro bomba.
"La descripción hecha por el juez coincide con los argumentos utilizados por la Fiscalía en cuanto al rol que tuvo El Reda y su importante grado de responsabilidad" en el atentado contra la AMIA, destacó Nisman tras conocer la resolución.
"Entiendo existen, dentro del marco de certeza exigidos para esta etapa del proceso, elementos de convicción suficientes que me permiten (...) hacer lugar a la orden de captura requerida por el titular de la Unidad Fiscal", expresa el escrito firmado por el juez argentino.
El Reda, quien vivió en Buenos Aires durante largos períodos en los siete años previos al ataque, "era una de las personas de más confianza" de Rabbani, quien, junto a otros seis ex funcionarios iraníes, está acusado de ser uno de los autores intelectuales del atentado, según el escrito judicial presentado por Nisman.
El fiscal destacó que logró identificar un teléfono móvil registrado a nombre de André Marqués en la ciudad brasileña de Foz do Iguazú, en el área de la "Triple Frontera" con Paraguay y Argentina y donde se presume operan células terroristas islámicas, al que El Reda llamó en varias ocasiones desde Buenos Aires.
Nisman detectó, además, que entre el 1 y el 18 de julio de 1994, día que se concretó el ataque contra la AMIA, El Reda llamó también a los teléfonos de la central de Hizbulah en el Líbano y a distintos miembros de ese grupo islámico radicados en la "Triple Frontera".
En estas llamadas, según el escrito avalado por el juez, El Reda reportaba las distintas etapas previas al atentado por las que "iba atravesando con éxito" la operación terrorista programada.
La orden de captura se suma a la reciente decisión de la Corte Suprema, que convalidó, por mayoría, parte de la investigación realizada por el ex juez Juan José Galeano, quien dirigió 10 años la pesquisa sobre la "conexión local" del atentado contra la AMIA hasta que fue destituido por "mal desempeño de sus funciones", en 2005.
La Corte dejó sin efecto la nulidad que pesaba sobre los primeros tramos de la causa, "cuando el juez (Galeano) actuó sin vicios de parcialidad", sostuvo el fallo.
El de la mutualista fue el segundo de los ataques terroristas contra objetivos judíos cometidos en Argentina, donde en 1992 el estallido de una bomba frente a la Embajada de Israel en Buenos Aires causó la muerte de 29 personas.