Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Argentina despide con un emotivo y masivo homenaje al "padre" de la democracia

Decenas de miles de personas de diferentes edades y extracciones políticas acompañaron con aplausos el paso del cortejo que trasladó los restos del ex gobernante (1983-1989) desde el Parlamento al cementerio de Recoleta. EFEtelecinco.es
Los argentinos rindieron hoy un emotivo homenaje al "padre" de la democracia con una participación masiva en los funerales del ex presidente Raúl Alfonsín, cuyos restos fueron sepultados en Buenos Aires con honores de jefe de Estado.
El caudillo de la Unión Cívica Radical (UCR), fallecido el martes a los 82 años, fue despedido también por dirigentes políticos locales y extranjeros que le definieron como un "patriota" y destacaron sus esfuerzos por la paz y la integración regional.
Decenas de miles de personas de diferentes edades y extracciones políticas acompañaron con aplausos el paso del cortejo que trasladó los restos del ex gobernante (1983-1989) desde el Parlamento al cementerio de Recoleta, en el norte de la ciudad.
Las muestras de reconocimiento al primer gobernante democrático tras siete años de cruenta dictadura militar (1976-1983) comenzaron ni bien se conoció su deceso y por su velatorio, que se realizó desde el miércoles en el Parlamento, desfilaron más 80.000 ciudadanos.
Además de familiares y amigos, por el Congreso pasaron el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, ex gobernantes locales y extranjeros, delegaciones internacionales, funcionarios, legisladores y dirigentes políticos locales.
En un día de lluvia y frío, no laborable por el aniversario de la ocupación argentina de las islas Malvinas, en 1982, familias enteras, militantes del radicalismo y de otras fuerzas políticas salieron a las calles para expresar su reconocimiento a Alfonsín.
"Llueve, llueve y el pueblo no se mueve", "Raúl, querido, el pueblo está contigo", "Alfonsín, Alfonsín", gritaba la multitud mientras agitaba banderas argentinas y rojiblancas, características de la centenaria UCR, segunda fuerza parlamentaria del país.
Las pancartas con su rostro y banderas con mensajes como "Gracias Raúl" abundaron entre quienes se reunieron para seguir al cortejo fúnebre, que tardó más de una hora en recorrer el trayecto de dos kilómetros hasta el cementerio.
El féretro, cubierto por una bandera argentina y el bastón presidencial del ex gobernante, quedó tapado por flores arrojadas por la multitud mientras era transportado sobre una cureña tirada por un jeep militar escoltado por el Regimiento de Granaderos a Caballo, que avanzó a paso de hombre en medio de la multitud.
Previamente, el arzobispo de Santa Fe y primo hermano del ex mandatario, José María Arancedo, ofició una misa de cuerpo presente varias veces interrumpida por aplausos en la explanada de acceso al Congreso.
Alfonsín murió en su domicilio de Buenos Aires a causa de un cáncer de pulmón y sus restos fueron depositados en el panteón de los caídos de la Revolución del Parque de 1890, el hecho fundacional de la UCR, donde permanecerán hasta que se levante un monumento en su memoria.
A los funerales asistieron el ex presidente brasileño José Sarney y el uruguayo Julio María Sanguinetti, quien destacó "el espíritu, el afecto, la generosidad, las ganas de luchar y el coraje de Raúl".
Hasta el cementerio se acercó también Julio César Strassera, fiscal del histórico juicio a las Juntas Militares de 1985, que concluyó con duras condenas para los responsables de crímenes de lesa humanidad perpetrados durante la última dictadura.
En ese marco, Mario Losada, uno de los numerosos dirigentes radicales que despidieron al ex mandatario, dijo que "hoy se produjo el reencuentro absoluto y total de Alfonsín con el pueblo argentino".
"Quiero decirles, amigos radicales, que Alfonsín ya no les pertenece, es de todos", proclamó Antonio Cafiero, veterano dirigente del Partido Justicialista (peronista), hoy en el poder e histórico rival de la UCR.
La presidenta argentina, Cristina Fernández, quien asiste en Londres a la Cumbre del G-20 y dispuso tres días de luto en Argentina, expresó sus "más íntimas condolencias" a la familia desde la capital del Reino Unido.
"Tuve el tuve el honor y el placer de compartir con él su último acto público en el lugar que debía ser, la Casa de Gobierno, y rindiéndole honor, como se debe hacer a los argentinos que han cumplido un rol importante en la vida de un país", sostuvo Fernández en alusión a la última aparición pública de Alfonsín para asistir a la inauguración de un busto con su imagen.