Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Argentina convoca a su embajador en EE.UU. por declaraciones del director de la CIA

El Gobierno de Argentina convocó hoy al embajador de Estados Unidos en el país para exigirle "explicaciones" por unas controvertidas declaraciones del nuevo director de la CIA, Leon Panetta, en lo que constituye el primer encontronazo entre Buenos Aires y la administración de Barack Obama.
El embajador estadounidense en Buenos Aires, Anthony Wayne, deberá presentarse mañana en el despacho del canciller argentino, Jorge Taiana, para explicar unas afirmaciones de Panetta sobre la presunta vulnerabilidad de la economía argentina.
El nuevo director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) anunció ayer que se elaborarían informes de "inteligencia económica" de varios países para mantener "informado" al Ejecutivo y asegurarse de que EE.UU. no sea "sorprendido por las consecuencias de la crisis económica global y cómo afecta a los países del mundo".
Taiana dijo que exigirá a Wayne que explique "cuáles son las fuentes y los datos en los que se sostiene" Panetta para asegurar que la crisis económica puede desestabilizar algunos países de Latinoamérica, entre los que citó a Argentina, Venezuela y Ecuador.
El canciller argentino consideró esta declaración como una "injerencia intolerable" en los asuntos internos del país, "mucho más proviniendo de una agencia que tiene una triste historia de interferencia en los asuntos internos de países de la región" latinoamericana.
Taiana expresó además el "profundo malestar" del Gobierno de Cristina Fernández por las afirmaciones de Panetta, que tachó de "irresponsables" e "infundadas".
Para el jefe de la diplomacia argentina, los dichos del nuevo responsable de la CIA "no muestran ni la seriedad, ni el respeto ni la madurez que deben existir entre dos países" y no coinciden con la visión sobre Argentina expresada en los diálogos con las autoridades del departamento de Estado estadounidense.
Según el canciller argentino, su país está entre los "mejor preparados para enfrentar el chubasco" de la crisis, un avatar mundial para el que Buenos Aires busca soluciones junto con Estados Unidos en un "clima de colaboración".
"Esto nos lleva a reiterar nuestra sorpresa y desagrado ante estas declaraciones de una agencia que no comprendemos por qué razón se mete con nosotros en estos términos", añadió.
Taiana señaló que "ciertamente en este contexto de trabajo de colaboración y de búsqueda de soluciones a la crisis, declaraciones como las de Panetta son completamente inapropiadas".
Abordado por periodistas en la ciudad argentina de Mar del Plata tras el anuncio de Taiana, Wayne dijo que de momento no había recibido convocatoria alguna del canciller y señaló que la intención de Panetta "no fue señalar la preocupación del Gobierno de Estados Unidos sobre la economía de otros países".
La controversia por las afirmaciones del director de la CIA constituye el primer encontronazo entre Buenos Aires y la administración de Barack Obama, por quien Cristina Fernández ha manifestado admiración en varias ocasiones.
El triunfo del demócrata hacía prever una mejora en las relaciones bilaterales, deterioradas durante la administración de George W. Bush, en particular a raíz del espinoso "caso del maletín", abierto tras la incautación, en Buenos Aires, de cientos de miles de dólares supuestamente destinados a la campaña presidencial de Fernández.
De hecho, Obama, a pocos días de ser elegido, telefoneó a la mandataria argentina, a quien dos semanas antes envió una carta en la que le expresaba su apuesta por un trabajo conjunto y subrayaba la importancia de la relación entre ambos países.
Esa relación pareció afianzarse la semana pasada, con una reunión en Washington entre el vicecanciller argentino, Victorio Taccetti, y el secretario estadounidense de Estado adjunto para Latinoamérica, Thomas Shannon, la primera cita a este nivel entre representantes de un gobierno latinoamericano y la administración de Obama.