Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arias Cañete garantiza que el PP luchará para que los territorios sigan percibiendo ayudas de la PAC

El presidente del Comité Electoral Nacional del PP y candidato número 5 al Congreso por Madrid, Miguel Arias Cañete, ha dicho este martes que un futuro Gobierno del PP luchará para que los territorios sigan percibiendo ayudas de la Política Agraria Común (PAC). "Nos espera una negociación muy dura", ha señalado.
Arias Cañete se ha pronunciado en estos términos, a preguntas de los periodistas, en el transcurso de una visita a las instalaciones de la fábrica de la Central Lechera Asturiana, en Granda (Siero). Ha estado acompañado por la cabeza de lista del PP por Asturias al Congreso de los Diputados, Mercedes Fernández, entre otros dirigentes 'populares'.
En relación al proceso de reforma de la PAC, Arias Cañete ha señalado que en el PP están "enormemente preocupados" porque ha pasado más de un año desde la primera comunicación de la Comisión Europea "y el Gobierno español no ha modificado ni una sola coma para una propuesta que es muy negativa para el campo español".
Ha añadido que la intención del PP es mantener un "diálogo" con las organizaciones agrarias y con la industria agroalimentaria. "Sabemos que tenemos que defender de forma valiente los intereses de los agricultores en Europa, pero también dentro de Europa tenemos que resolver el funcionamiento de la cadena alimentaria", ha explicado.
Arias Cañete ha dicho que el PP va a negociar en la Unión Europea buscando alianzas estratégicas con otros países. "Vamos a dar la batalla, con vocación de victoria y con la intención de dejarnos la piel", ha señalado en relación a su objetivo de dar la vuelta a la actual propuesta de reforma de la PAC.
No obstante, ha advertido que lo que peor podría ocurrir en España es que hubiese una guerra interna "de sumas y restas" entre comunidades autónomas y productores. "Hay que ser solidarios, y conseguir el sector agroalimentario más dinámico que podamos", ha manifestado.