Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Armada británica dispara a una bandera española en sus prácticas de tiro en Gibraltar

El Ministerio de Exteriores ha confirmado el incidente y ha convocado al Embajador del Reino Unido en España para pedirle explicaciones. Vídeo: ATLAS.telecinco.es
Crece la tensión en el Estrecho de Gibraltar entre España y Gran Bretaña después de que la Royal Navy realizara prácticas de tiro con una bandera española situada en una boya. El Ministerio de Exteriores ha confirmado el incidente y ha convocado al Embajador del Reino Unido en España para pedirle explicaciones y presentar una protesta. El Embajador ha señalado que no se trataba de una bandera española sino de un distintivo marino con los colores amarillo y rojo.
En un comunicado, el Ministerio de Exteriores ha indicado que el pasado 17 de noviembre se produjeron "incidentes" en "aguas cercanas a Gibraltar". El incidente tuvo lugar a más de cinco millas náuticas de Gibraltar.
Según la información conocida hasta ahora, una patrullera de la Guardia Civil descubrió a otra de la Royal Navy recogiendo una boya con la bandera de España que habían utilizado para prácticas de tiro. Los británicos recogieron sus enseres al detectar la presencia de la patrullera española. Según el relato de la Guardia Civil, la nave británica, al ver acercarse a la patrullera española, lanzó advertencias por megafonía: "No pueden estar ustedes aquí, son aguas internacionales".
En cambio, la versión del Embajador británico transmitida a Exteriores explica que se trataba de uno de los ejercicios de tiro que realizan con periodicidad las patrulleras de la Real Armada británica. En el curso del ejercicio se utilizó como blanco una boya con un distintivo marino con los colores amarillo y rojo. El Embajador insistió en que, a pesar del parecido, "no representaba evidentemente una bandera de España", explica el comunicado.
Además, indica que el Embajador británico ha presentado "sus excusas por el error de juicio y la falta de sensibilidad puestas de manifiesto" y ha prometido que "se abrirá una investigación a fondo, se exigirán las responsabilidades que correspondan y se tomarán las medidas oportunas para que un incidente de este tipo no vuelva a repetirse".