Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acuerdo firmado por Arraiz califica a ETA de "organización terrorista"

"Sus acciones consistían en amenazas de muerte, secuestros, extorsiones, asesinatos, robos y estragos", dice el texto
El acuerdo firmado por el presidente de Sortu, Hasier Arraiz, con la Fiscalía con el que lograría eludir su ingreso en prisión por pertenencia a ETA califica como "terrorismo" las acciones de la banda criminal entre las que se incluían "asesinatos, robos y extorsiones". El dirigente abertzale admite estos hechos recogidos en el texto por el que el Ministerio Público pide para él dos años de cárcel que no le llevarían a prisión al carecer de otros antecedentes.
El acuerdo de 15 folios de extensión al que ha tenido acceso Europa Press está firmado por el fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro, y por el abogado de Arraiz, Iñigo Iruin. En él se especifica que el acusado en su condición de miembro de la Mesa Nacional de Batasuna en el territorio de Álava actuó "complementando y de forma coordinada con la organización terrorista ETA para conseguir la independencia de Euskal Herria mediante la utilización de la violencia".
Al aceptar estos términos, Arraiz admite que Batasuna actuaba al servicio de ETA tal y como estableció la sentencia por la que fue ilegalizado el brazo político de los terroristas en virtud de la Ley de Partidos, una norma que, no obstante, el dirigente de Sortu ha criticado durante el juicio que se sigue contra él en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.
A la hora de describir a la banda, el texto aceptado por Arraiz dice: "ETA es una organización terrorista que se autodefine como 'organización política que practica la lucha armada' que pretende mediante el uso de la violencia la independencia de una parte del territorio español y francés".
Añade que "sus acciones consistían en amenazas de muerte, secuestros extorsiones, asesinatos, robos, estragos de los que era víctima casi toda la sociedad" y que "a pesar de cesar su actividad terrorista, ETA no ha declarado su disolución". "El acusado tuvo una participación activa y consciente de actuar al servicio de las actividades y finalidades de la organización terrorista ETA", reitera.
Explica el acuerdo que, "para la consecución de sus fines, ETA actuaba en diferentes frentes desdoblando las actividades de forma que las actividades armadas las cometía a través de una estructura clandestina para las autoridades y las actuaciones que daban cobertura a la propia ETA, a sus miembros, sus crímenes y sus fines utilizando los cauces legales o ilegales de Estado democrático, a través del Movimiento de Liberación Nacional Vasco con diferentes organizaciones, asociaciones, grupos y partidos políticos".
Arraiz ha manifestado por escrito "su conformidad con el acuerdo suscrito entre su abogado y el Ministerio Fiscal, reconociendo su participación en los hechos, asumiendo que su conducta fue contraria a la legalidad vigente y quiere añadir su compromiso con el uso de la violencia queriendo que este reconocimiento contribuya a la reparación a las víctimas del terrorismo por el daño y el sufrimiento que se les ha causado".