Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arraiz admite su pertenencia a ETA y renuncia al uso de la violencia

El presidente de Sortu y parlamentario de EH Bildu, Hasier Arraiz ha admitido su pertenencia a ETA y su trabajo en la "clandestina" Mesa Nacional de Batasuna, durante el juicio que se celebró este lunes en el TSJPV. Arraiz además expresó su renuncia al uso de la violencia y su deseo de contribuir a la reparación de las víctimas. Tras su declaración, la Fiscalía rebajó su petición a dos años de prisión.

La fiscalía, que pedía entre seis y ocho años de cárcel modificó, tras la declaración del dirigente de Sortu y parlamentario de EH Bildu, Hasier Arraiz, rebajándola hasta los dos años.
La vista oral se celebra después de que no haya prosperado el acuerdo al que pretendían llegar el abogado defensor del procesado y el ministerio público, que evitaría la entrada en prisión de Hasier Arraiz, aunque no su inhabilitación.
El pacto sería similar al alcanzado en enero en la Audiencia Nacional para los 35 dirigentes de la izquierda abertzale detenidos junto a Arraiz en la macrooperación desarrollada en Segura (Guipúzcoa) en 2007 por la reconstrucción de la Mesa Nacional de Batasuna "a las órdenes de ETA".
A la entrada del Tribunal Supremo Vasco han acudido a arropar a Hasier Arraiz, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar y el secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi.
La Fiscalía que solicitaba condenas de entre siete y diez años de cárcel para cada uno fueron modificadas después de que los encausados aceptaron penas que oscilaban entre el año y medio y los dos años al  admitir que fueron instrumentalizados por ETA.
Al acuerdo, que supuso la renuncia de los acusados a cualquier actividad relacionada con el uso de la violencia y su compromiso a contribuir a la reparación de las víctimas, se sumaron DyJ y la AVT.
Este pacto no fue trasladado a Hasier Arraiz --acusado en el mismo sumario, pero que será juzgado por el TSJPV por su condición de aforado, ya que es parlamentario vasco-- al haber rechazado el acuerdo Dignidad y Justicia.
En un principio, la defensa de Arraiz solicitó la absolución del líder de Sortu y negó que este actuara "al servicio de ETA" o participara en una Batasuna "clandestina".
El pasado 4 de abril Hasier Arraiz había anunciado que daría un "paso unilateral" para consolidar "el escenario de paz" durante la vista oral.
En principio, la Fiscalía y las acusaciones populares, ejercidas por Dignidad y Justicia y la AVT, han mantenido en el juicio las peticiones de entre seis y diez años de prisión.