Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arranca en Santiago un juicio contra el acusado de 15 delitos de amenazas a empresarios en nombre de ETA

Ninguna de las empresas perjudicadas desembolsó cantidad alguna
La Fiscalía solicita un año, nueve meses y un día de prisión por cada uno de los 15 delitos de amenazas de los que está acusado M.B.B. por remitir a una quincena de empresas de Galicia cartas en las que reclamaba el cobro de un impuesto revolucionario, dando a entender que lo hacía en nombre de ETA.
Así lo recoge el escrito fiscal de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, en relación al juicio con jurado que se celebrará desde este miércoles, día 26, en la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña con sede en Santiago de Compostela, y que está previsto que se prolongue hasta el día 28.
Según expone el fiscal, el acusado el 8 de mayo de 2008 remitió a través del correo ordinario cartas a la empresa Estación de servicio Manzaneda SA; Ermasa; Hipercor; Brea Hervés; Trigocar; Caeiro; Carrefour; Puerta del Camino; Hotel Monumento San Francisco; Alcampo; APV Motor; Talleres Auto Continental; Composmotor; Lácteos Río Xallas y Muebles Gran Vía en las que se dirigía al director de las compañías "dando a entender que lo hacía en nombre de la organización terrorista ETA" y en las que les "conminaba a adherirse al abono voluntario de un impuesto revolucionario".
De no hacerlo, según precisa el fiscal, "anunciaba ataques" hacia estas empresas, instalaciones, personal y clientes. Además, en las misivas señalaba, según recoge el escrito de la Fiscalía, que "alguien que se identificaría como Asier se pondría en contacto con ellos para poner en marcha el sistema de cobro".
El 23 de mayo remitió una segunda remesa de cartas dirigidas también a la atención de los respectivos directores de esas mismas empresas, en las que concretaba la cantidad de dinero que exigía a cada una. A cambio del abono, les garantizaba que sus compañías no sufrirían ataques de ningún tipo, e insistía en que "alguien que se identificaría como Asier se pondría en contacto con ellos para poner en marcha el sistema de cobro".
Asimismo, el fiscal subraya que "continuando con la ejecución de su plan, entabló contacto telefónico con varias de las empresas intimidadas, al menos con Alcampo, Hotel Puerta del Camino y Composmotor". Además, ha añadido que "consta que el 16 de junio intentó el contacto telefónico con varias y consiguió hablar con APV Motor".
CONVERSACIÓN TELEFÓNICA
En la conversación dijo que "se llamaba Asier y le exigió 100.000 euros", ante lo cual el empresario le pidió tiempo y eso "dio pie a que en días sucesivos el acusado hiciera nuevas llamadas a esa empresa para concretar el abono".
El individuo fue detenido el 22 de julio de 2008 en el momento en que estaba de nuevo en contacto telefónico con la empresa APV Motor desde un locutorio público de la capital gallega. El acusado estuvo privado de libertad por esta causa desde ese día hasta el 1 de agosto de 2008.
En el maletero de su coche intervinieron unos sobres que contenían unos folios en los que iban impresas instrucciones concretas relativas a la entrega de dinero, dirigidos a APV Motor.
No obstante, la Fiscalía subraya que "ninguna de las empresas perjudicadas desembolsó cantidad alguna" y considera que los hechos constituyen 15 delitos de amenazas.