Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arranca la segunda sesión del juicio del caso Nóos

La segunda sesión del juicio del caso Nóos ha arrancado puntual a las 9.15 horas. Tras hacer acto de presencia en el edificio donde se celebra la vista oral, los 18 acusados de la causa, entre quienes se encuentra la Infanta Cristina, han tomado su asiento correspondiente en el banquillo para afrontar desde este lunes tres intensas semanas de interrogatorios, hasta el 26 de febrero.
La jornada de hoy se ha iniciado con la intervención de la letrada del sindicato Manos Limpias, Virginia López Negrete, quien justificará por qué ha retirado sus acusaciones contra uno de los procesados, el excontable del Instituto Nóos Miguel Tejeiro, aspecto sobre el que el tribunal prevé pronunciarse en el mismo juicio.
Posteriormente dará comienzo la primera de las declaraciones, la del exdirector general de Deportes José Luis 'Pepote' Ballester, uno de los principales 'arrepentidos' en el marco de estas investigaciones.
Amigo de Urdangarin desde 1985, Ballester rompió su relación de amistad con aquél en 2007, cuando comenzaron a surgir fuertes desavenencias a raíz de las deudas que el exduque achacaba al Govern por la celebración de dos foros de turismo y deporte en Palma que habrían derivado en el desvío de 2,3 millones de euros públicos.
Según las confesiones del acusado, Matas llegó a espetarle: "déjalo estar y paga", al transmitirle el exdirector general que Urdangarin le reclamaba 400.000 euros que quedaban pendientes de la celebración del último de los foros, y que no habían sido pagados debido a que Nóos no había realizado todos los servicios comprometidos. Ello a pesar de que el marido de la Infanta ya no estaba formalmente al frente del Instituto.
Durante el juicio deberá esclarecerse el presunto desvío de hasta 6,2 millones de euros públicos de los que se habrían apoderado tanto Urdangarin como su exsocio Diego Torres de Baleares, Comunidad Valenciana y Madrid a través de una compleja maraña de empresas ficticias con el Instituto Nóos como epicentro de la trama.
La Fiscalía Anticorrupción reclama más de cien años de cárcel para catorce de los acusados, 19 y medio de ellos para el marido de la Infanta y 16 y medio para Torres.