Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arrimadas reprocha a Puigdemont cesar a consellers por "decir la verdad" y no por mala gestión

Avisa a Puigdemont de que no logrará la independencia sino "cargarse" al PDeCAT
La líder de Cs en Cataluña y jefa de la oposición en el Parlament, Inés Arrimadas, ha reprochado este miércoles al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, haber cesado al exconseller Jordi Baiget por "decir la verdad" sobre el referéndum --que no se podrá hacer-- y no cesar a los consellers que están gestionando mal sus respectivas áreas.
Lo ha dicho en el debate que se ha celebrado en la Cámara catalana sobre la remodelación reciente del Govern tras el cese de Baiget: "Usted no cesa a consellers cando no saben de la materia que están gestionando, cuando no solucionan los problemas. Los cesa por decir la verdad, por atreverse a decir en público lo que otros dicen en privado".
Arrimadas considera que el cese de Baiget evidencia el gran problema que tienen el gobierno catalán actual y que es que en las últimas elecciones catalanas prometió una independencia que no puede cumplir: "Lo que va a conseguir no es la independencia sino cargarse a su partido", ha dicho en alusión al PDeCAT, formación del presidente catalán.
Cs considera que Puigdemont se ha convertido "en más antisistema que la CUP" y le ha recordado que las encuestas auguran un fuerte retroceso electoral del PDeCAT, que ante unas nuevas elecciones quedaría muy lejos de los 62 diputados que obtuvo en las catalanas de 2010.
La líder de Cs ha pedido de nuevo al presidente catalán que se olvide del proceso soberanista de una vez por todas y ponga "las urnas de verdad", las de unas elecciones catalanas que den paso a un gobierno alternativo al actual, formado por el PDeCAT y ERC.