Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Associació Catalana de Municipis admite que la alternativa no es la ideal pero "no hay otra salida"

El presidente de la Associació Catalana de Municipis (ACM), Miquel Buch, ha admitido este martes que la propuesta alterativa del presidente de la Generalitat, Artur Mas, a la consulta del 9 de noviembre no es la que les gustaría pero "no hay otra salida" ante la actitud del Gobierno central para que los catalanes puedan expresarse sobre el futuro político de Cataluña.
En declaraciones a Europa Press, ha asegurado que están a disposición del presidente catalán y que, aunque deseaban que la consulta se celebrara en base a la Ley de Consultas y el decreto de convocatoria firmado, saben que enfrente hay un Gobierno central "que pretende silenciar a la sociedad catalana para que no pueda decir lo que piensa".
Por ello, ha celebrado que Mas haya planteado una vía para que los catalanes puedan votar el 9 de noviembre y convertir la jornada "en una gran manifestación de la democracia, y que sea el preludio de una votación definitiva", en referencia a unas eventuales elecciones plebiscitarias.
"No es la que nos gustaría, pero es una alternativa ante la imposición del Gobierno del PP. No tenemos otra vía de salida", ha apuntado Buch, que ha explicado que están a la espera de saber qué papel les tocará jugar a los ayuntamientos el 9 de noviembre.
Así, ha aprovechado para recordar que 920 ayuntamientos han aprobado mociones en favor de la consulta y el acto celebrado recientemente en la Generalitat en el que cerraron filas con el presidente de la Generalitat.
Según Buch, el resultado de la votación alternativa del 9 de noviembre es la que determinará si hay que convocar plebiscitarias, aunque ha remarcado que "tampoco pueden demorarse en el tiempo".
También ha pedido a CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP que emulen la capacidad de acuerdo de los ayuntamientos y que el espíritu de unidad y trabajo en equipo reine en las futuras reuniones que mantengan para evitar "una gran decepción".
MASIVA PARTICIPACIÓN
A su juicio, la "tenacidad" de los catalanes debe quedar reflejada el 9 de noviembre con una masiva participación, aunque no sea por la vía acordada en un inicio, y mostrar así a España y al resto del mundo que los catalanes quieren decidir su futuro.
Para Buch, hay que modernizar y cambiar las leyes en función de las demandas de la sociedad, por lo que no entiende que el Gobierno central anuncie que estudiará si impugna también el plan alternativo de Mas al Tribunal Constitucional (TC).
"¿Cuando la inmensa mayoría de un pueblo quiere hacer un camino, qué ley lo podrá impedir? Pueden impugnar lo que quieran, pero al final ganaremos", ha zanjado.