Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exjefe 'Ata' se niega a declarar en las causas sobre lesa humanidad y los vínculos con las FARC

Francia entregó temporalmente a Carrera Sarobe por un atentado cometido en Burgos en julio de 2009
El último jefe de comandos de la banda terrorista ETA Mikel Carrera Sarobe, alias 'Ata', se ha negado a declarar ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco en el marco de las causas en las que se investiga a la cúpula etarra por lesa humanidad y por las posibles relaciones que la organización mantuvo con las Fuerzas Revolucionarias Armadas de Colombia (FARC), según han informado a Europa Press fuentes jurídicas.
El antiguo dirigente militar de ETA se ha acogido este lunes a su derecho a no declarar en virtud del principio de especialidad, después de ser entregado por Francia a principios de marzo por el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Burgos cometido en julio de 2009 que dejó un total de 46 heridos leves.
'Ata' ya se negó el pasado 9 de marzo a responder al juez
Fernando Andreu por el atentado de Burgos, al igual que rechazó declarar ante la magistrada Carmen Lamela que le investiga por participar en el traslado de armas y explosivos a la base que ETA tenía en la localidad portuguesa de Óbidos, destapada tras la detención en enero de 2010 de Garikoitz García Arrieta e Iratxe Yáñez Ortiz de Barrón.
Carrera Sarobe fue el encargado de despedir personalmente en la frontera francesa a los etarras que partieron con la orden de establecer la base, que fue desarticulada un mes después con el hallazgo de con 1.500 kilos de explosivos en la localidad situada al norte de Lisboa.
CONDENADO A CADENA PERPETUA EN FRANCIA
'Ata' está condenado a dos cadenas perpetuas dictadas en Francia por el asesinato en 2010 del gendarme galo Jean Serge Nerin, que fue la última víctima mortal de la banda, y de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero en Capbreton en 2007. En concreto, el país vecino estableció la cadena perpetua con la obligatoriedad de que pase al menos 22 años en prisión.
El juez Velasco ha aprovechado su traslado a España para preguntarle si desea esclarecer su participación en los procedimientos que instruye su Juzgado sobre lesa humanidad y los nexos con las FARC.
Velasco investiga si ETA, las FARC y el antiguo Gobierno de Hugo Chávez mantuvieron relaciones y el ex jefe militar de ETA Carrera Sarobe, alias 'Ata', dio dinero a los presuntos etarras Xabier Atristain y Juan Carlos Besance costear su viaje a Venezuela y recibir instrucción en el manejo de explosivos en el país sudamericano.
El juez también se ha hecho cargo de la causa por lesa humanidad abierta contra las cúpulas de ETA desde octubre de 2004, después de que los padres de los guardias civiles Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salvá, asesinados en Palmanova el 30 de julio de 2009, recusaran a la magistrada Lamela a través de un incidente que tramita como instructora la magistrada Concepción Espejel.
En la causa, que Lamela desgajó en seis procedimientos el pasado diciembre, están procesados los exjefes de la banda José Antonio Urrutikoetxea, 'Josu Ternera', contra el que se dictó una orden de detención internacional; Garikoitz Aspiazu Rubina, 'Txeroki'; Mikel de Kabikoitz Karrera Sarobe, 'Ata'; Aitzol Iriondo Yarza; y Aitor Elizaran Sarasola.
ASESINATO DE GIMÉNEZ ABAD
Las Fuerzas de Seguridad han sospechado además de la participación de 'Ata' en varios atentados mortales cometidos en Navarra y Zaragoza entre 2001 y 2003, entre ellos el crimen del presidente del PP en Aragón Manuel Giménez Abad por el que el juez Ismael Moreno también pidió a Francia su entrega temporal. También sospechan de su implicación en el asesinato del cabo de la Guardia Civil Juan Carlos Beiro o de dos policías de Sigüenza, también sin autores conocidos.
Carrera Sarobe fue detenido un 20 de mayo de 2010 en un piso de Bayona (Francia) junto a dos de sus colaboradores. Caía así el último jefe 'militar' que ha tenido ETA y que trató, sin éxito, de reactivar los comandos operativos de la banda tras la detención de quien fuera su mentor en la organización Garikoitz Aspiazu Rubina, 'Txeroki'.
Carrera pertenecía al sector duro de la cúpula etarra y fue un fiel aliado de 'Txeroki', entonces responsable de comandos, en el enfrentamiento que mantuvo con el ya fallecido Javier López Peña, 'Thierry', el hombre que desde la dirección del 'aparato político' frustró la negociación con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.