Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia de Castellón condena a un matrimonio por la intoxicación de cannabis de su hija de 13 meses

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a un matrimonio después de que su hija de 13 meses se intoxicara de cannabis en su domicilio. Como consecuencia, la bebé tuvo que ser ingresada en la UCI pediátrica.
El matrimonio fue condenado por un juzgado de Villarreal el 21 de julio de 2011, y tras ser recurrida esta resolución, se ratificó nuevamente la pena en octubre del mismo año. La pareja volvió a recurrir esta condena, y ahora la Audiencia, en un auto, la ha ratificado.
La pareja alegaba que en modo alguno descuidaron a la menor, y explicaron que lo que ocurrió fue un "lamentable accidente", producido por la "inquietud" propia de una menor. Por ello, entendían que la imputación mantenida era "absolutamente infundada".
El tribunal valenciano, tras estudiar estos argumentos, ha decidido desestimarlos, ya que considera que no puede descartarse que la ingesta de cannabis por la menor "fuera provocada intencionadamente o por imprudencia punible".
La Audiencia recuerda que no se puede dejar de tener en cuenta que la menor apenas contaba con trece meses de edad en la fecha de los hechos, y que las explicaciones dadas por sus padres sobre la ingesta "distan de resultar convincentes".
Entre otras cosas, el tribunal indica que sus declaraciones "ni siquiera han sido en todo momento uniformes". Así, atendiendo tan solo a las explicaciones dadas por los padres en comisaría y a la trabajadora social del Hospital General de Castellón, "mientras en la comisaría los inculpados aludieron a un accidente inexplicable como consecuencia de ser el padre consumidor de hachís, la madre le dijo a la trabajadora social que ellos no consumían drogas, y que el accidente habría podido tener lugar en la tarde previa al ingreso hospitalario en que la niña habría estado en compañía de una tía.
Como consecuencia, la Audiencia indica que la hipótesis del accidente fortuito "debe descartarse". Y añade: "no sabríamos decir si nos resulta más verosímil la hipótesis de la imprudencia o la de la administración dolosa de la droga a la menor --buscando, quizá, que la niña permaneciera sumida en un estado de adormilamiento como el que tenía cuando fue vista en el hospital; aunque no tan intenso o prolongado como el que la droga le causó, y que fue lo que alarmó a sus progenitores--.