Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia de Huelva aborda este miércoles el recurso de apelación de la defensa del caso de Almonaster

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva acoge este miércoles a las 12,00 horas la vista en la que se abordará el recurso de apelación contra el auto de procesamiento presentado por la defensa de Genaro Ramallo, acusado de la muerte hace 18 años de la sevillana María del Carmen Espejo, cuando era su pareja, y de su hijo Antonio, motivo por el que se encuentra en prisión desde el 21 de septiembre. Los cadáveres de ambas víctimas fueron hallados el pasado mes de septiembre en la localidad de Almonaster la Real (Huelva).
Así lo ha confirmado a Europa Press el abogado Mariano de Alba, que representa al padre y abuelo de las víctimas y que ha destacado la importancia de esta vista en la que la defensa explicará los argumentos, expuestos ya por escrito, en los que basa su recurso contra el auto de procesamiento y por su parte la Fiscalía y la acusación particular también expondrán los suyos para oponerse a la versión de la defensa.
De este modo, hay que recordar que la Fiscalía se opuso al recurso de apelación del auto de procesamiento que fue presentado por la defensa de Ramallo después de que la juez desestimara el recurso de reforma presentado por este mismo letrado. Un recurso al que también se opuso la acusación particular.
De Alba recordó que el auto destaca que "existen indicios racionales más que suficientes" contra el imputado, a la par que estima que el acusado desde la desaparición de estas dos personas había visitado a su otra hija, la cual pensaba que su hermano no quería verla pero no que no estuviera vivo. Además sostuvo el abandono de su pareja a su entorno todo ese tiempo, al tiempo que recordó que el imputado envió una carta a un medio de comunicación en la que contaba que encontró los cuerpos pero no el motivo por lo que "lo ocultó".
Sin embargo, la defensa recurrió el auto de procesamiento en primer lugar porque aseguraba que "no hay indicios" de que su cliente es el autor de los hechos, pidiendo además a la juez que considere "nulo" el registro en la finca donde se hallaron los cadáveres.
De otro lado, la acusación particular aún no ha obtenido respuesta a la petición a la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Aracena de que cite a declarar a una examante de Genaro Ramallo, que "mantuvo una relación sentimental" con el acusado "a la par que éste mantenía una relación" con la víctima, y que fue citada a declarar pero se acogió a su derecho de no declarar.
No obstante, el letrado incide en esta nueva declaración porque entiende que esta posible testigo "no tiene derecho a acogerse a su derecho de no declarar", por lo que ha solicitado de nuevo que se lleve a cabo esta nueva prueba. Por su parte, sí ha respondido el juzgado a la solicitud del Ministerio Fiscal de que la juez encargada del caso envíe a la Policía Judicial algunos escritos del acusado para analizar nuevas pruebas y cotejar la letra.
El pasado 2 de mayo, Genaro Ramallo se acogió a su derecho a no declarar en el juzgado de Aracena, cuya titular le había citado para practicarle la declaración indagatoria tras la notificación del auto de procesamiento.
El pasado día 20 de febrero tuvo lugar el levantamiento del secreto del sumario, y de Alba explicó en esas fechas que su intención es pedir "las penas máximas" para el presunto autor, es decir 50 años de prisión por el doble asesinato.
PRISIÓN INCONDICIONAL
El pasado 21 de septiembre, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Huelva decretó prisión incondicional, comunicada y sin fianza por dos delitos de asesinato para Ramallo, detenido a finales del mes de septiembre en las inmediaciones de Toulouse (Francia) por el presunto doble homicidio de la sevillana María del Carmen Espejo y su hijo Antonio hace más de 18 años.
Antes de ello, el detenido llevaba una vida aparentemente normal en España, regentando en Huelva una academia de clases particulares de matemáticas, hasta la reciente aparición de estos restos.
Fue a mediados de septiembre cuando la Policía Judicial de Sevilla destapó los cadáveres de las dos personas fallecidas, que se encontraban sepultadas bajo dos metros de piedras en dicho terreno de este municipio onubense, según explicaba la empresa Condor Georadar, que colaboró en la búsqueda de los restos.