Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia Nacional ordena la captura de tres presuntos genocidas nazis

petición formulada en mayo por la Fiscalía
procesamiento de Johann Leprich, de 84 años, Anton Tittjung, de 85, y Josias Kumpf, de 84
Según el auto, tanto Leprich como Tittjung residen en la actualidad en Estados Unidos, mientras que Kumpf se encontraría "al parecer" en Austria. En relación con el cuarto imputado en la causa, Iwan Demjanjunk, la Fiscalía no solicitó su ingreso en prisión porque fue extraditado a Alemania, donde, según consta en la causa, "se siguen actuaciones" en su contra.
El juez también cita la biografía de los tres presuntos genocidas y considera "acreditado" que los tres estuvieron destinados en los campos de concentración nazis de Mauthausen, Sachsenhausen y Flossenbürg durante la II Guerra Mundial. Según los querellantes, en estos recintos estuvieron confinados más de 7.000 españoles, de los que más de 4.300 murieron.
Explica que todos ellos "fueron miembros de las Totenkpf SS, prestaron servicio como guardias armados en lugares destinados a la persecución de personas por motivos políticos, étnicos y raciales".
Palizas, torturas, asesinatos...
Entre los hechos acaecidos en estos campos se citan en el auto casos de inanición, palizas, torturas y asesinatos por gaseamiento, ahorcamiento, estrangulación, administración de inyecciones en el corazón, electrocución, ahogamiento, quema de personas vivas, desnutrición o ejecuciones.
El informe presentado por el Ministerio Público también hacía referencia a la declaración testifical que realizaron en marzo pasado las víctimas de campo de Mauthausen, Jesús Tello y Emeterio Ramiro Santisteban, que relataron al juez las condiciones en que vivieron durante su confinamiento y la forma de actuar de los guardias.
La querella fue presentada por un superviviente español del Holocausto nazi y los familiares de otras cinco víctimas de los campos de concentración. Los cuatro imputados, que desarrollaron su labor como guardias armados en los citados campos de concentración, se instalaron en Estados Unidos al término de la II Guerra Mundial. En los últimos años han perdido la nacionalidad estadounidense por orden de los tribunales de este país.