Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia Nacional investigará un ataque israelí a Gaza en 2002

Imagen del reciente ataque israelí a Gaza. Foto: EFEtelecinco.es
Andreu admite así a trámite la querella que interpuso el Centro Palestino para los Derechos Humanos por estos hechos: el lanzamiento desde un avión de combate israelí, un F-16, de una bomba de una tonelada en el barrio de Al Daraj contra la casa del dirigente de Hamás Salah Shehade, que se saldó con su muerte y la de catorce civiles -la mayoría niños y bebés- e hirió a 150 personas.
Este ataque "contra la población civil", según indica Andreu en el auto en el que admite la querella, "es producto de una acción que se adivina como claramente desproporcionada o excesiva" y advierte de que, "si en el curso de este procedimiento se prueba" que responde a "una estrategia preconcebida", podría dar lugar a una calificación "más grave" de los hechos.
En su resolución, Andreu acuerda cursar una comisión rogatoria a la Autoridad Nacional Palestina para poder desplazarse a la franja de Gaza a tomar declaración a los querellantes, testigos y víctimas de este ataque, y otra al Gobierno israelí para notificar este auto a los imputados, con el objeto de citarles para ser interrogados.
La colaboración de Israel
En el comunicado, divulgado por el ministerio israelí de Defensa, se califica de "delirante" la querella, en la que se imputan al entonces titular de la cartera, Benjamín Ben-Eliezer, al jefe del Estado Mayor, general Moshé Yaalon, y a cuatro militares más."El ministro (Barak) tiene la intención de combatir con todo vigor las acusaciones en España, y hacer todo lo necesario para lograr la anulación de la querella", se precisa en el texto.
En el comunicado se cita a Barak, que afirma que "quien califique de Crímenes contra la Humanidad la liquidación de un terrorista vive en un mundo al revés", en alusión a que el objetivo del ataque fue Salaj Chehadeh, dirigente del movimiento islamista Hamás. Además de ese lider islamista, en el bombardeo murieron catorce civiles, entre ellos nueve niños.
La querella admitida a trámite por el juez español Fernando Andreu fue presentada por el Centro Palestino por los Derechos Humanos en nombre del principio juridico universal que permite perseguir delitos como Crímenes contra la Humanidad y genocidio. EFEOtro juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, tiene pendiente decidir si admite a trámite una querella presentada este mes por la Asociación Intercultura contra los líderes políticos y militares de Israel por la actual ofensiva en Gaza.
'Causas perdidas' en la Audiencia Nacional
La Audiencia Nacional tiene abiertas varias causas por crímenes contra la humanidad. Dos afectan a China (por el genocidio en el Tíbet y por las torturas a miembros de la secta Falun Gong); una a El Salvador (por la muerte de seis jesuitas, entre ellos Ignacio Ellacuría, y dos de sus empleadas en 1989); otra en Guatemala (por el genocidio maya entre los años 1978 y 1984, que incluye el asalto e incendio por la fuerzas de seguridad de la embajada española en Guatemala, en el que murieron 37 representantes indígenas que se habían encerrado en su interior, entre ellos el padre de la premio Nobel Rigoberta Menchú); y otra que afecta a Ruanda y el Congo (procesamiento de 40 militares ruandeses por delitos de genocidio, crímenes de lesa humanidad y terrorismo por los hechos que ocurrieron en el país en los años 90. Se les acusa de la muerte de más de cuatro millones de ruandeses y del asesinato de nueve españoles). Además, la Audiencia Nacional ha investigado las desapariciones de miles de ciudadanos en las dictaduras militares de Chile y Argentina.
KOD