Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia Nacional condena a 20 años de prisión al 'ladrón en ley' de la mafia georgiona detenido en 2010

La Sección Primera de la Sala de lo Penal ha condena a 20 años y once meses de cárcel a Kakhaber Shushanashvili por ser el líder, 'ladrón en ley' en su jerga, de una organización criminal formada fundamentalmente por georgianos que se estableció en España y que fue desarticulada en 2010 en la operación Java. También se condena a penas de prisión a otras doce personas Los magistrados imponen esta pena a Shushanashvili por delitos de blanqueo siendo jefe de la organización, conspiración para el asesinato, tenencia ilícita de armas, falsificación de tarjetas de crédito y tentativa de estafa continuada. Además, lo condenan, como a otros ocho acusados, al pago de 327.535 euros en concepto de multa.
La Sección Primera de la Sala de lo Penal ha condena a 20 años y once meses de cárcel a Kakhaber Shushanashvili por ser el líder, 'ladrón en ley' en su jerga, de una organización criminal formada fundamentalmente por georgianos que se estableció en España y que fue desarticulada en 2010 en la operación Java. También se condena a penas de prisión a otras doce personas
Los magistrados imponen esta pena a Shushanashvili por delitos de blanqueo siendo jefe de la organización, conspiración para el asesinato, tenencia ilícita de armas, falsificación de tarjetas de crédito y tentativa de estafa continuada. Además, lo condenan, como a otros ocho acusados, al pago de 327.535 euros en concepto de multa.
No obstante, le absuelve de otra tentativa de asesinato al haber sido retirada la acusación para que pueda ser enjuiciado por las autoridades francesas y del delito de falsificación de documentos.
La sentencia condena a otras doce personas a penas de entre un año y seis meses y los siete años de cárcel por delitos que van desde el blanqueo, caso de Zviad Darsadze -mano derecha de Kakhaber Shushanashvili, alias 'Kakha'-- hasta la falsificación de documentos oficiales. Además, en la resolución se absuelve a otros tres procesados de los delitos de los que estaban acusados.
Durante el juicio, 'Kakha' negó su participación en las actividades delictivas. "Durante años se me llamó ladrón de ley sin serlo", respondió haciendo referencia a la expresión por la que se conoce a los cabecillas de este tipo de organizaciones criminales. La Fiscalía Anticorrupción solicitó para él 24 años y ocho meses de prisión.
EN CATALUÑA Y LEVANTE
En la sentencia se relata cómo en el año 2008 en la zona de Cataluña y Levante se asentó la rama de una organización criminal criminal surgida en la antigua URSS y formada en su mayoría por ciudadanos georgianos, cuyo líder era Kakhaber Shushanasvilli, con categoría de 'ladrón en ley', vinculado a su hermano Lasha, quien dirigía el grupo desde Grecia, donde fue juzgado y condenado a 14 años.
Como 'ladrón en ley', Shushanashvili se ocupaba de los fondos de la organización, de la caja común (obschack), que se nutría del dinero que los miembros de la organización recababan y le hacían llegar en su mayor parte de sustracciones en domicilios, generalmente llevadas a cabo en el extranjero.
Entre las actividades desarrolladas por la organización para poder aflorar los fondos, según la sentencia, en 2009 Shushanashvili constituyó una sociedad para explotar distintos negocios de limpieza y lavado de vehículos, así como una sociedad de paquetería, todo ello con la ayuda del español Juan Miquela Tomillero, condenado a cinco años de prisión.
INTENTO DE ASESINATO EN NIZA
Los jueces relatan también cómo Kakhaber Shushanashvili y su hermano Lasha tomaron la decisión de matar a un miembro de una facción rival afincado en Niza y al que consideraban un traidor, para lo cual dos sicarios viajaron de Grecia a Barcelona, desde donde se desplazaron a la localidad francesa, si bien la acción no se pudo llevar a cabo al ser detenidos por la Policía francesa en el hotel donde se iban a alojar.
La Audiencia Nacional impone las penas teniendo en cuenta la peligrosidad de estas organizaciones procedentes de países del Este, donde el control es "férreo, profundamente jerarquizado" y donde se aplica "sin discusión su propio sistema de normas y su administración de los castigos".