Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia Nacional deja en libertad a un ex sicario de los servicios secretos de la antigua Yugoslavia

Croacia le acusa de un presunto falso testimonio que sirvió a Alemania para juzgar a un ex responsable de la policía secreta yugoslava
La Audiencia Nacional ha decretado la puesta en libertad de Vinko Sindicic, ex sicario de los servicios secretos de la extinta Yugoslavia que fue detenido el pasado noviembre en Burgos. Actualmente colabora con las autoridades alemanas y cuando fue arrestado pidió que avisasen a la embajada de Alemania en España. Fue detenido porque Croacia, su país, le reclama para juzgarle por el testimonio que aportó a un tribunal de Munich y que sirvió para condenar a un ciudadano croata por el asesinato de otro compatriota en territorio alemán.
La Sección Primera de la Sala de lo Penal, en su auto al que ha tenido acceso Europa Press, alega para sostener la puesta en libertad de Sindicic que "las autoridades alemanas ante las que tuvo lugar el testimonio presuntamente falso no han considerado en ningún momento esa posibilidad". Añade que no basta con que Alemania tenga tipificado como tal el delito de falso testimonio, sino que tiene que estar acreditado que se haya cometido. Por ello la Audiencia Nacional, en contra de lo que opinaba Fiscalía, atiende al recurso que presentó Sindicic contra su detención.
De 72 años de edad, se le ha vinculado con una docena de asesinatos en todo el mundo entre 1970 y 1988. Las fuentes del caso consultadas por Europa Press indican fue agente de los servicios secretos del Partido Comunista durante el mandato del Mariscal Tito, funciones que siguió ejerciendo tras la muerte del líder yugoslavo en 1980.
Cuando fue detenido por el servicio de Información de la Guardia Civil se encontraba acompañado de una mujer italiana y portaba una Carta de Identidad de Italia a su nombre así como un pasaporte croata. Tras su arresto ingresó en la cárcel de Soto de Real (Madrid) en la que ha permanecido hasta el pasado martes.
SERVICIOS SECRETOS ALEMANES
En su orden de detención consta la requisitoria de un juzgado de Rijeka (Croacia) contra él por Falso Testimonio cometido, según las autoridades de su país, en 2008 en Munich durante un juicio en el que se identificó como agente de los servicios secretos alemanes. Sindicic contribuyó con su declaración a que Alemania condenase a cadena perpetua a Krunoslav Prates por asesinar a Stjepan Durekovic en la localidad bávara de Wolfratshausen.
La víctima era un nacionalista croata, opositor al régimen yugoslavo, que se trasladó a Alemania donde finalmente fue asesinado en 1983 en el marco de la denominada 'operación Dunav'. No obstante, la investigación de aquel crimen aún continúa y se conoce como el 'caso Perkovic' dado que también se juzga desde 2014 a Josip Perkovic, ex responsable de la policía secreta en la Yugoslavia comunista. Según el auto de la Audiencia Nacional, fue el ex sicario detenido en España quien le implicó en los hechos.
En los primeros años de la década de los noventa, Perkovic pasó a ocupar cargos de responsabilidad tanto en el Ministerio del Interior como en el de Defensa de Croacia, país que puso trabas para extraditarle a Alemania. No fue hasta septiembre de 2014 cuando las autoridades croatas aceptaron su entrega. Por estos hechos Vinko Sindicic estaba inicialmente acusado por complicidad, aunque posteriormente se convirtió en un testigo clave para el esclarecimiento del caso.
Sindicic tenía que volver a declarar este pasado diciembre en el marco de la causa, pero se negó a comparecer ante el tribunal alegando que su seguridad personal está en peligro. Por ello llegó a un acuerdo para declarar bajo la condición de que los jueces germanos se desplazasen a la localidad de Monza (Italia), lugar que consideraba seguro.
Las fuentes consultadas desconocen la razón que llevó a Burgos a este ex sicario yugoslavo, pero la Embajada de Croacia en Madrid se puso en contacto con las autoridades competentes en España tras su arresto. A Sindicic también se le vinculó con el asesinato de Stephen Sevo, cometido en 1972. Además fueron asesinadas la mujer y la hijastra de Sevo, un activista político croata, que residía en Alemania y que pertenecía al Movimiento por el Estado de Croacia. Sindicic fue acusado por Alemania e Italia por estos hechos, pero no fue condenado.
También se le atribuyó el asesinato Bruno Busic cometido en 1978. Fue juzgado y absuelto en Zagreb (Croacia) en el año 2000. En 1988 fue condenado por el intento de asesinato en Escocia de un emigrante croata, también activista político llamado Nikola Stedul. De esta condena cumplió ocho años en prisión. En relación a este suceso se filmó en 1994 una película titulada 'The Hitman Yugoslava'. Cuando salió de la cárcel regresó a Croacia, donde intentaron juzgarle sin éxito.
DESCUBRE A OTROS AGENTES
Las fuentes consultadas apuntan a que goza de una posible protección por parte de las autoridades alemanas con las que estaría colaborando para descubrir a otros agentes de países de la antigua Yugoslavia. En el momento de su detención advirtió a los agentes de la Guardia Civil del riesgo que corría si fuese entregado a las autoridades croatas. También pidió que su arresto fuese comunicado al personal de la embajada alemana en España ya que se significaba como un "importante colaborador" de las autoridades alemanas.
Además de los hechos mencionados, se le atribuyen secuestros de otros croatas en Suecia y conexión como colaborador o autor de asesinatos en Alemania. Siempre según las mismas fuentes, Sindicic ejercía una violencia inusual sobre las personas.