Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia Provincial de Madrid admite el recurso del PSOE contra el archivo del incendio en los túneles de la M-30

La Audiencia Provincial de Madrid ha aceptado el recurso presentado por los concejales socialistas Jaime Lissavetzky, Ruth Porta y Diego Cruz contra el archivo de la causa abierta por el incendio en los túneles de la M-30 en octubre de 2012, que costó la vida a dos trabajadores de mantenimiento de la empresa EMESA por inhalación de gases sulfurosos.
En el auto, al que ha tenido acceso Europa Press, la sala considera "procedente estimar el recurso de apelación" y lo hace con "los mismos fundamentos" por los que ya en mayo de 2014 consideraba que "apreciaba la existencia de bastantes indicios de la posible comisión de un delito".
El recurso de los socialistas se presentó contra el auto de agosto de 2011 firmado por el Juzgado de Instrucción número 21 de Madrid, que acordaba el sobreseimiento provisional y el archivo de las diligencias. En el escrito, la juez sostenía que los trabajadores murieron por la imprudencia que cometieron al saltarse los cordones de seguridad y acceder al interior de los túneles.
El auto en el que la Audiencia Provincial admite el recurso del PSOE recuerda la "existencia de graves deficiencias en las instalaciones por falta de mantenimiento, con la consecuencia de un incendio difícil de controlar".
De hecho, en el auto de mayo se hacía referencia al informe de Inspección de Trabajo, en el que se constataban "defectos" como la verificación de "baterías en mal estado". A eso se sumó el "gravísimo error de mantenimiento" que supuso que "no funcionara el sistema de extinción por agua nebulizada".
Por otro lado, la Audiencia Provincial ha dictaminado que el PSOE está legitimado como acusación popular para pedir la celebración de juicio oral ya que en una causa como la de este tipo "no existe posibilidad de personación de un interés particular".