Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Aurrerantz', grupo crítico con Sortu, defiende "la desobediencia activa" con "los métodos de lucha que sean necesarios"

Asegura que la estrategia oficial de la IA es "un total fracaso" que "impide avanzar hacia el socialismo y la independencia"
Un grupo de militantes de la izquierda abertzale críticos con Sortu, denominado 'Aurrerantz', defiende que se recupere "la desobediencia activa con todas las consecuencias", que "nada tiene que ver con el pacifismo", y que se ejerce "como derecho a la rebelión, utilizando los métodos de lucha que se piensen necesarios en cada momento para combatir al enemigo".
En un documento, al que ha tenido acceso Europa Press, 'Aurrerantz' --que dice estar integrado por militantes "jóvenes y mayores", asegura que, en la actualidad, la estrategia oficial de la izquierda abertzale es "un total fracaso" que "impide avanzar hacia el socialismo y la independencia".
Este colectivo, que pide que se avance "en la construcción de la Organización Socialista Revolucionaria Vasca de Liberación Nacional", informa de que se ha reunido para poner en común sus experiencias, análisis y perspectivas para ponerlas "al servicio de la lucha por la liberación nacional y social de Euskal Herria".
En este sentido, señala que, "tras más de 50 años de dura lucha",
todavía España y Francia "impiden a la nación vasca desarrollar cualquier proyecto socialista y de independencia". "La estrategia oficial de la izquierda abertzale desde hace 7 años, más o menos, para luchar contra esta situación en la que se encuentra Euskal Herria ha demostrado ser un total fracaso", asevera.
De esta forma, cree que la estrategia de "primar la lucha institucional sobre la lucha popular, debilitando el movimiento obrero y popular; practicar un tipo de 'eficacia' política burocrática mediante la forma de partido, cayendo en el oportunismo y el tacticismo; utilizar la unilateralidad aceptando y cumpliendo las leyes impuestas, etc, lleva directamente al más absoluto de los fracasos".
"Creemos necesario trabajar y luchar para cambiar esta política y retomar, adecuándolas a las condiciones actuales, las líneas estratégicas que han sido la base de la izquierda abertzale antes de Zutik Euskal Herria", añade, en referencia al documento en el que se apuesta por "vías exclusivamente políticas y democráticas".
Además, critica el "debate Abian", en alusión al segundo paso de Sortu para desarrollar 'Zutik Euskal Herria', y destaca que, en un principio, "suscitó muchas esperanzas".
"Muchas personas vieron la posibilidad de realizar todas las críticas que en su momento fue imposible hacer durante el debate de Zutik Euskal Herria. Otras personas que sí estuvieron de acuerdo en su momento con Zutik Euskal Herria y con Sortu, ante la deriva reformista de este partido, querían realizar un debate abierto en el que se pudiera hablar de todo y plantear todas las visiones que constituyen la verdadera izquierda abertzale", apunta.
En este contexto, indica que, en el primer debate, participaron unas 9.000 personas, "planteando gran cantidad de problemas existentes en la línea política de Sortu", y posteriormente, la participación fue "cada vez más escasa", lo que lleva a "pensar que la metodología planteada solo era útil para las tesis oficiales, que huyendo de cualquier autocrítica real, reforzaban la política que decían criticar".
"En realidad el 80% de apoyo a la ponencia oficial es un dato falso, puesto que no es el 80% de la izquierda abertzale, es el de la minoría que ha seguido hasta el final el debate Abian, o sea que es un porcentaje extremadamente bajo", afirma.
ACUERDO EN EL TEMA DE SEGURA
'Aurrerantz' asegura, además, que "mientras se daba el debate, ha habido acuerdos estratégicos no acordados con las bases". "Algunos de los ejemplos más llamativos, son el acuerdo con el Estado del tema de Segura --por el que los procesados evitaron la cárcel tras pactar con las acusaciones--, la aprobación con el PSE-EE y UPyD de la Ley de Vivienda, la anulación de Udalbiltza mediante el acuerdo con el PNV de Eudel y la aprobación con el PNV de la Ley Municipal", apunta.
También se refiere a la aprobación de los Presupuestos del 2016 de la Diputación de Álava y de los del Ayuntamiento de Vitoria con el PNV-PSE. "Éstos y otros acuerdos restringen seriamente las posibilidades de avanzar hacia el socialismo y la independencia", asegura.
"PASO HACIA ATRÁS"
Este grupo crítico con Sortu destaca que en el proceso Abian no se aceptó "ninguna de las enmiendas" sobre puntos esenciales, lo que supone "un gran paso hacia atrás respecto a lo que han sido las líneas estratégicas y constantes de la izquierda abertzale".
En este sentido, se refiere al tema de "la desobediencia" que, a su juicio, ha sido "fundamental en los procesos de lucha y en concreto en la lucha del pueblo vasco".
"Hablamos de una desobediencia activa con todas sus consecuencias. Esta desobediencia no tiene nada que ver con el pacifismo, puesto que en última instancia lleva a enfrentarse con los opresores, desobediencia ejercida como derecho a la rebelión, utilizando los métodos de lucha que se piensen necesarios en cada momento para combatir al enemigo", subraya.
De esta forma, precisa que "a lo máximo que han llegado las tesis oficiales es a hablar de desobediencia civil, pero en ningún momento se ha llevado nada a la práctica".
Tampoco ha sido aprobada, según señala, "la necesidad de crear un movimiento popular por la amnistía de los presos políticos diferenciada de Sortu".
"La amplitud y la riqueza de la lucha por la amnistía solo puede recogerse si la organización que canaliza esta lucha a través de un amplio movimiento popular organizado fuera del partido, con un entronque respecto a los objetivos finales, pero con independencia de funcionamiento", añade, para señalar que "no querer trabajar en ese sentido es ahogar la lucha por la amnistía".
Para 'Aurrerantz', "el fortalecimiento y desarrollo de un movimiento popular como base del proceso socialista e independentista de construcción del Estado vasco es un punto fundamental para la organización de las luchas populares".
"Querer que todo pase por un partido o una entidad formada por Sortu, LAB y Ernai, es limitar y ahogar todas las posibilidades que tiene el movimiento popular", apunta.
Ante este resultado del debate Abian, plantea "recoger las experiencias de la V Asamblea, viendo en ella el inicio de la andadura de lo que ha sido el MLNV", que, a su juicio, servirían "para avanzar actualmente".
En este sentido, habla de "nociones fundamentales" como que "la opresión nacional es una contradicción irreconciliable; la explotación capitalista es otra; el derecho a la rebelión en todos sus sentidos"; Euskal Herria como marco autónomo de lucha de clases, el pueblo trabajador vasco como sujeto revolucionario, la conciencia nacional de clase y el nacionalismo revolucionario".
'Aurrerantz' señala que "la lucha del pueblo trabajador vasco no es para realizar una revolución democrática, sino una revolución socialista". "El sujeto activo de esta revolución es el pueblo trabajador vasco y su organización no es un partido clásico, sino que tiene forma de movimiento", dice.
En esta línea, advierte de que, en este momento, "se puede desbaratar la lucha de estos últimos 50 años o, por el contrario, se puede confirmar, reorganizando la izquierda abertzale y avanzando hacia una República socialista vasca".
"El reformismo de la actual dirección de la izquierda abertzale unido a la debilidad ideológica actual ha hecho que conceptos que se tenían claros hace años hayan sido apartados, escondidos, y en su lugar, nos inunden con una larga serie de conceptos laxos, del pensamiento débil como ideología, sin contenido de clase trabajadora, sino todo lo contrario", indica.
En este sentido, dice que la pregunta es "¿de quién es Euskal Herria, del pueblo trabajador vasco o del capital?". Por ello, emplaza a debatir este texto, junto "con otros textos que se han hecho públicos recientemente".