Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ayuntamiento de Barcelona acuerda con PSC invertir 236 millones en rehabilitar edificios y espacio público

El Ayuntamiento de Barcelona prevé invertir en este mandato 236 millones de euros en medidas de rehabilitación de viviendas, edificios y espacio público para potenciar este sector y mejorar la habitabilidad y la eficiencia energética, ha explicado este lunes la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, sobre una estrategia impulsada con el PSC.
En rueda de prensa junto al concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner, y al edil socialista Daniel Mòdol, Sanz ha destacado que se trata de una estrategia con una mirada conjunta que contempla destinar 80 millones a rehabilitar viviendas y edificios privados; 32,8 millones a inmuebles municipales, y otros 123 millones a la rehabilitación integral del espacio público.
Ha destacado que, con la medida, el Gobierno de Ada Colau pretende revertir desigualdades y atender la emergencia habitacional aumentando el parque de vivienda social; avanzar en la eficiencia energética; garantizar la calidad del patrimonio arquitectónico, y fomentar la creación de empleo reconduciendo el sector de la construcción hacia la rehabilitación.
AYUDAS Y BAREMOS SOCIALES
Montaner ha avanzado que los ciudadanos podrán solicitar a partir de este martes las ayudas a la rehabilitación de viviendas, que en este año cuentan con un presupuesto inicial de 6,7 millones --a los que se sumarán otras aportaciones, también de la Generalitat-- y con novedades respecto a convocatorias anteriores, como ayudas para rehabilitar interiores.
Además, las ayudas de este año incluyen por primera vez baremos sociales para favorecer el acceso de las familias con rentas más bajas, y también incorporan subvenciones por usar materiales de baja huella ecológica y para edificios catalogados, y un programa de ayudas para conjuntos residenciales de especial interés, ha explicado Montaner.
Ha destacado que estos baremos sociales pretenden garantizar que las ayudas lleguen a toda la ciudad, ya que "en las zonas más pobres, como Nou Barris, Sant Andreu y Sant Martí, ha habido menos intervenciones porque hay menos capacidad de pedir ayudas, por lo que el Ayuntamiento debe ser proactivo para llegar a los más lo necesitan", algo que también ha defendido Sanz.
Las subvenciones para patologías estructurales, mejoras energéticas globales y ascensores podrán ser del 50% hasta un máximo de 60.000 euros, mientras que las mejoras energéticas parciales y obras de elementos comunes --como fachadas y tejados-- serán del 35% y el 25% respectivamente, con un máximo de 30.000 euros, y Montaner ha concretado que, entre las ayudas complementarias, figuran las vinculadas a cohesión social, que se podrán cubrir al 100% y sin límite.
Ha concretado que, para la convocatoria de este año, las ayudas podrían incrementarse en zonas consideradas de interés especial, como el Turó de la Peira, el suroeste del Besòs, Ciutat Vella --especialmente en el entorno de Sant Ramon y Robador y donde se impulsó en el pasado mandato el Pla Dintres de mejora de interiores-- y la manzana delimitada por las calles Viladomat, Gran Via, Calàbria y Diputación, conocida como Illa Eficient.
VIVIENDA SOCIAL
El concejal ha destacado que se incluirán ayudas para captar pisos de privados para la bolsa de viviendas de alquiler social y otros programas similares, y que el Ayuntamiento se ofrecerá para rehabilitar edificios a cambio de viviendas para destinarlas a alquiler social, y obligará a los edificios que reciban ayudas a destinar las viviendas vacías a alquiler asequible.
Tras señalar que el Gobierno municipal pretende buscar subvenciones con financiación externa que incorporen a entidades privadas comprometidas, Sanz ha destacado que su objetivo es actuar también en el espacio público priorizando "microintervenciones de acupuntura urbana" para mejorarlo, recuperar patrimonio, eliminar fracturas y potenciar la accesibilidad.
Además, también prevén desarrollar un plan de emergencia energética en los edificios municipales para reducir el consumo e incrementar la generación de energía en el "largo camino hacia la autosuficiencia", y también proponen desarrollar la figura del técnico de cabecera en las oficinas de viviendas para vehicular la atención a los ciudadanos sobre estas ayudas.
ACUERDO CON EL PSC
El concejal socialista ha destacado que el urbanismo social y la rehabilitación es una de las apuestas del PSC porque considera que puede generar empleo --cree que puede impulsar una tercera parte de los 30.000 puestos de trabajo que su grupo municipal quiere crear en cinco años-- y un nueva cultura y concepción de la rehabilitación.
Mòdol ha señalado que esta estrategia se enmarca en las conversiones sobre un eventual acuerdo de gobierno y sobre los Presupuestos --algo que también ha dicho Sanz-- y, aunque ha remarcado que la rehabilitación es crucial para el PSC y que la defendería independientemente de posibles acuerdos, ha resaltado: "En los próximos días, si todo va bien, habrá alguna noticia".