Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ayuntamiento de El Coronil (Sevilla) exige a Rajoy "compensaciones económicas" por la presencia de la base militar

Compara la "peligrosidad" de la base con un cementerio de residuos peligrosos y afirma que "limita" la llegada de otros negocios
El Ayuntamiento de El Coronil solicitará este viernes por carta al Gobierno central que se dote a las localidades más cercanas a la base militar de Morón de la Frontera una "compensación económica por los perjuicios que genera a sus vecinos", a la par que pide una reunión urgente con la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo.
En este sentido, el equipo de gobierno de Jerónimo Geurrero (PSOE) recuerda que El Coronil es la localidad "más cercana en línea recta" a la citada base y una de las dos únicas localidades que tienen servidumbre de vuelo, "es decir que pasan por encima cada uno de los aviones que cada día despegan y aterrizan en dicha base".
Así, insiste en que la presencia de esta base, cuya actividad es "cada vez más numerosa y peligrosa para los pueblos cercanos", según advierte en un comunicado, "limita el desarrollo de estos pueblos y , en especial, de quien tiene servidumbre de vuelo".
Como ejemplo, menciona que no se pueden desarrollar proyectos fotovoltaicos en ciertas zonas o evita que empresas se instauren en la zona por su "peligrosidad". "Eso sin obviar la alarma que crea entre sus vecinos actividades que a espalda de estos pueblos se deciden, como la llegada de soldados procedentes de zonas donde esta activo el virus de ébola", recalca.
En este marco, el alcalde de El Coronil ha afirmado que es necesario situar a estos pueblos "a la misma altura de peligrosidad" que localidades que tienen cerca "cementerios de residuos peligrosos y que reciben compensaciones económicas por ello". "La ciudadanía esta cansada de que, ante los perjuicios que sufren por tener una base a las puertas de sus casas, sólo recibe la ignorancia de su Gobierno y el despido masivo de quienes allí trabajan", sentencia.