Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ayuntamiento de Granada retirará los símbolos franquistas que quedan en la ciudad

El alcalde de Granada, Francisco Cuenca (PSOE), ha anunciado su pretensión de retirar progresivamente los símbolos franquistas que quedan en la ciudad en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.
Cuenca ha señalado en declaraciones a Europa Press que este gesto es "de justicia" pero, al margen de su visión personal sobre el asunto, ha recordado que también existe una ley que obliga a ello y por tanto "hay que darle cumplimiento".
Ya en julio de 2014, el Ayuntamiento de Granada, gobernado entonces por el PP, tuvo que retirar el monolito dedicado al fundador de La Falange, José Antonio Primo de Rivera, en la Plaza de Bibataubín, para acatar así una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que consideró que incumplía la Ley 52/2007 de Memoria Histórica.
No obstante, en la Catedral aún permanece un rótulo dedicado a José Antonio. El centro sanitario Licinio de la Fuente lleva el nombre de un ministro franquista y en el Patio de Santiago del cementerio de San José hay un epitafio que reza 'Aquí yacen los caídos por Dios y por la Patria'.
Junto a ello existen viviendas de protección oficial que aún tienen el escudo de Falange; la calle Varela lleva el nombre de un criminal de guerra; y hay otra plaza que lleva el nombre de Francisco López Burgos, autor de la escultura de Bibataubín.
Por otra parte, el regidor ha señalado que ya se está trabajando en el proyecto de la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía para instalar en la tapia del cementerio de San José un memorial que recuerde los nombres de las más de 4.000 víctimas que se calcula que fueron fusiladas allí durante la Guerra Civil, entre los que se encuentra el que fuera alcalde de Granada y cuñado de Federico García Lorca, Manuel Fernández-Montesinos.
Sobre el solar de la antigua prisión, de la que solo se conserva ya la entrada con el escudo de la República, señalizada como Lugar de Memoria, el regidor ha apostado por que sea un espacio a disposición de los granadinos, como un parque, aunque aún está en estudio el proyecto definitivo.