Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ayuntamiento de Madrid no tiene "ningún interés" en una visita de Otegi y cree que el de Bódalo es un caso político

El Ayuntamiento de Madrid no ha tenido ni tiene "ningún interés" en una visita de Arnaldo Otegi, como la que el secretario general de Sortu ha realizado al parlamento catalán.
La portavoz del consistorio madrileño, Rita Maestre, ha respondido este jueves a una pregunta sobre una hipotética visita de Arnaldo Otegi: "no ha habido ni hay ningún interés en que eso se produzca".
Por otro lado, Maestre ha defendido que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, recibiese ayer en el Palacio de Cibeles a representantes del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), que piden el indulto para el exconcejal de Jaén en Común Andrés Bódalo, marcando así distancias con lo que ocurría antes en el Ayuntamiento, visto como una "fortaleza" donde sólo algunos "privilegiados" podían acceder a tener una conversación directa con la regidora.
Ahora, en cambio, la alcaldesa "recibe directamente a muchos ciudadanos" escuchando sus demandas. Es en ese contexto en el que se enmarca la reunión mantenida ayer con representantes del SAT. También ha subrayado que la alcaldesa "tiene que favorecer que los espacios emblemáticos de gran movilidad, como Sol, estén lo más transitables posibles". De hecho, Carmena consiguió el compromiso del SAT de levantar el campamento de la Puerta del Sol.
Maestre ha defendido en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, y a preguntas de los periodistas, que "no hace falta ser mujer para estar en contra de las agresiones por razón de género" y que el de Bódalo es un "caso político" que debe entenderse en un "contexto político". También ha señalado que la petición de indulto se extiende a "sectores más amplios de la población andaluza" incluyendo al primer teniente de alcalde de Jódar.
Bódalo ha sido condenado a tres años y medio de prisión acusado de agredir a un edil socialista en 2012 durante una protesta vecinal que reclamaba peonadas para acceder al subsidio agrario.