Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ayuntamiento de Madrid cerrará el año con deuda viva de 7.074 millones

La deuda viva del Ayuntamiento de Madrid a 31 de diciembre será de 7.074 millones de euros -lo que supone hasta 355,5 millones menos que con respecto a 2012-- mientras que, en cumplimiento de la Ley de Morosidad, se pagará a los proveedores en un plazo medio de 30 días desde el 1 de enero de 2014, como han detallado este jueves en rueda de prensa la alcaldesa, Ana Botella, y la delegada de Hacienda, Concepción Dancausa.
La titular de Hacienda ha detallado que el calendario de vencimientos del Ayuntamiento incluye los 849 millones que salen de la suma de la disolución de Madridec y la subrogación del Ayuntamiento a su deuda financiera (265,62 millones), del plan de viabilidad de la EMVS (233 millones) y el crédito del tercer mecanismo de pago a proveedores diseñado por el Gobierno de la Nación (350 millones de euros).
Dado que esos vencimientos de deuda subrogada no están incluidos en los presupuestos de los dos próximos años, "es necesario recurrir a la refinanciación y eso supone alargar los plazos de vencimiento", ha explicado Dancausa.
Botella ha puesto sobre la mesa la importancia de reducir el pago a proveedores ya que no sólo es importante para las empresas sino que, además, no se producirán intereses de demora, lo que se traduce en una rebaja de gastos del Ayuntamiento.
Dancausa ha concretado que los intereses de demora de facturas pagadas más los de expropiaciones y fallos de sentencias alcanzan los 172 millones de euros. Un total de 96 millones de ellos se abonarán en 2013 y el resto el próximo ejercicio.
Con este nuevo plan de ajuste hoy aprobado, el pago a proveedores en un mes se adelanta a enero cuando en el anterior estaba previsto alcanzar ese objetivo a finales de 2014. En este momento, a 30 de septiembre, el Consistorio paga a sus proveedores a 90 días.
Por su parte, Botella ha alabado este mecanismo de pago diseñado por el Gobierno central, que ha definido como una "revolución para las administraciones". En su opinión, el Ejecutivo de Mariano Rajoy "ha hecho más con este plan de proveedores que lo que hizo José Luis Rodríguez Zapatero en ocho años".
En marzo del pasado año, el Ayuntamiento se adhirió al primer mecanismo de pago a proveedores y aprobó el Plan de Ajuste 2012-2022, que preveía pagar a 30 días a finales de 2014. Desde Cibeles lo consideran un avance muy significativo si se tiene en cuenta que a principios del pasado año el tiempo medio de pago se situaba en 250 días.
La revisión del Plan de Ajuste incluye también un nuevo calendario de gestión del endeudamiento, derivado del Plan de Reducción de Deuda 2013-2018, que también ha sido aprobado este jueves por la Junta de Gobierno. Esta revisión es posible de acuerdo con la Ley General de Presupuestos del Estado 2013, que permite a las entidades locales refinanciar créditos a largo plazo, concertados antes de la entrada en vigor del Decreto-Ley 4/2012 y cuya finalidad sea siempre la disminución de la carga financiera, la ampliación del periodo de amortización o la minoración del riesgo.
"NO HABRÁ NUEVOS AJUSTES"
Por otro lado, en el capítulo de gastos se consolida el ahorro de 207,8 millones obtenido por la aplicación de las medidas del plan y "no habrá nuevos ajustes", ha asegurado Dancausa.
En el apartado de ingresos, el Ayuntamiento mantiene una previsión "prudente" en cuanto al incremento de los ingresos corrientes para la próxima década, cifrado en el 6,6 por ciento, con una subida media anual del 0,6 por ciento, mientras se prevé una caída del 3 por ciento el próximo año de la financiación estatal.
Esta caída se consolida en 2015 para repuntar en 2016 con un incremento anual del 1 por ciento. Por lo que respecta a los ingresos de capital, no se incluye a partir de 2015 ninguna cantidad procedente de fondos europeos y sí 75 millones anuales por enajenaciones reales que tienen en cuenta, entre otros, el Plan de Aparcamientos Públicos.