Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ayuntamiento de Pamplona desestima la petición de los padres de la escuela infantil que querían plaza en castellano

La Junta de Gobierno Local ha aprobado esta recomendación basada en la Ley del Vascuence y en la ordenanza municipal
La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Pamplona, a instancias de los servicios jurídicos municipales, ha acordado este martes desestimar las solicitudes presentadas por doce familias que han confirmado plaza en la escuela infantil Donibane para el curso que viene, pero reclamando que sean en modelo castellano, a pesar del cambio de modelo a euskera aprobado por el Organismo Autónomo Escuelas Infantiles Municipales el pasado 22 de febrero.
Un informe jurídico municipal señala "la potestad discrecional y de auto-organización del Ayuntamiento", que en la sesión del 22 de febrero de la Junta de Gobierno de Escuelas Infantiles Municipales "adoptó la decisión de cambiar el modelo lingüístico (con objeto de ampliar la oferta de modelo lingüístico en vascuence a otras zonas de la ciudad".
Según ha explicado el Ayuntamiento en una nota, el informe se apoya en la Ley Foral 18/1986, de 15 de diciembre, del Vascuence y en la Ordenanza de utilización y fomento del Vascuence en el Ayuntamiento de Pamplona que señala que el consistorio "debe programar la enseñanza para ajustar el uso del castellano y del vascuence".
Tras recordar que según la normativa vigente (Ley Orgánica de Educación y Decreto foral 28/2007, de 26 de marzo, por el que se regula el primer ciclo de educación infantil en la Comunidad Foral) la etapa 0-3 años es una etapa "no obligatoria y no gratuita", el informe sentencia que "la limitación de los medios personales y humanos hace lógicamente inviable atender todas las demandas y necesidades de los padres, madres o tutores".
Añade, asimismo, que "de conformidad con la sentencia del Tribunal Supremo de 18 de julio de 1991 sobre la materia tiene declarado el Tribunal Constitucional que ninguno de los apartados del artículo 27 de la CE incluye el derecho de los padres a que sus hijos reciban la educación en la lengua de preferencia de los progenitores en el centro público de su elección".
En la misma línea, el informe dice que "ninguna norma exige como un trámite preceptivo la realización de un estudio sociolingüístico independiente alegado para adoptar este cambio, estando el ayuntamiento facultado para realizar los estudios que considere oportunos".
Se recuerda, además, que un supuesto similar, en ese caso para que se ofertara la enseñanza en euskera en Escuelas Infantiles, fue objeto de análisis por el Tribunal Administrativo de Navarra (recurso de alzada 14-02452) desestimándose en base a la potestad de auto-organización de los servicios públicos.
El informe añade que en cuanto a la solicitud expresada por algunos padres y madres para priorizar un cambio en las tarifas y en el baremo "cabe señalar que se trata de una normativa de competencia del Departamento de Educación del Gobierno de Navarra, debiendo en su caso dirigir la solicitud al mismo".
En porcentaje, las doce familias de Donibane que han reservado plaza para el curso que viene, pero reclamando que sean en modelo castellano, suponen el 35% de las 34 familias que han pedido permanecer en el centro.
Al margen de estas peticiones existe otra de una familia de la Donibane que presenta escrito similar, pero que reserva plaza en otro centro, concretamente en la Mendebaldea. Asimismo, y procedentes de la Escuela Infantil Fuerte el Príncipe-Printzearen Harresi existen otras cuatro instancias que esgrimen argumentos similares, pero que sí reservan plaza en otros centros, que son Hello Azpilagaña y Ninia Etxea.