Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ayuntamiento de Santiago aprueba que la bandera de la UE ondee a media asta en solidaridad con los refugiados

Todos los grupos municipales con representación en Santiago de Compostela --Compostela Aberta, PP, PSOE y BNG-- han aprobado, en el pleno ordinario que se ha celebrado este jueves, que la bandera de la Unión Europea ondee a media asta en la capital de Galicia.
Además, todos los grupos han acordado una declaración institucional conjunta en la que se hacen eco del acuerdo de la Comisión Mixta para la Unión Europea del Congreso de los Diputados, y en la cual se "oponen a la expulsión colectiva de personas refugiadas a Turquía", como figura en el preacuerdo de la UE con el país fronterizo de Europa con Oriente.
De esta manera, la declaración institucional recoge que el Ayuntamiento de Santiago "manifiesta su oposición a la adopción de cualquier acuerdo con Turquía que establezca expresa o indirectamente la posibilidad de proceder a expulsiones colectivas a territorio turco o a cualquier estado miembro de la UE".
Asimismo, y entre otras cuestiones, exige que "se refuercen los mecanismos de control sobre el efectivo destino de la ayuda económica a favor de las personas refugiadas" y pide al Gobierno central que continúe con la puesta en marcha de "acciones necesarias para la efectiva reubicación de las personas solicitantes de asilo o refugio".
Al margen de la declaración institucional, se ha aprobado, por unanimidad de los cuatro grupos con representación en el Pazo de Raxoi, bajar a media asta el paño europeo en "señal de dolor", como ha explicado a Europa Press el regidor compostelano, Martiño Noriega.
Además, está previsto que en la junta de portavoces de este viernes se aborde la posibilidad de adoptar alguna otra medida simbólica, "entendiendo la singularidad de Compostela como capital del país" y que acompañen las movilizaciones ciudadanas, como la vigilia que se celebra este jueves en la Praza do Obradoiro o la concentración que acogió a decenas de personas este miércoles en la también compostelana Praza do Toural.