Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ayuntamiento de Terrassa (PSC) desvincula la quema de la bandera de la agresión a Navarro

El hombre llegó al balcón municipal haciéndose pasar por un empleado de mantenimiento
El portavoz del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Terrassa (Barcelona), Amadeu Aguado (PSC), ha desvinculado la quema de la bandera española del balcón del consistorio este miércoles del puñetazo que recibió el domingo el primer secretario del partido, Pere Navarro.
En declaraciones a Europa Press, ha argumentado que no es la primera vez que alguien quema una bandera de un ayuntamiento, y que en el de Terrassa ya se quemó una hace aproximadamente diez años, cuando el debate soberanista no estaba tan vivo: "No queremos vincular nada; el hecho es el que es, y la investigación determinará los motivos".
Según ha relatado, el individuo ha llegado a mediodía hasta el despacho del alcalde utilizando la identidad de un empleado de mantenimiento de una compañía que trabaja habitualmente para el ayuntamiento y, desde allí, ha accedido hasta una dependencia adjunta que da acceso al balcón.
La usurpación de personalidad se ha producido cuando una concejal se lo ha encontrado en el despacho y le ha preguntado su nombre, a lo que el individuo ha respondido diciendo que se llamaba como un empleado real de mantenimiento, mientras simulaba que revisaba los enchufes de la dependencia.
"En 35 años siempre hemos sido un ayuntamiento seguro, con el control de seguridad necesario, con confianza, permeable a la ciudadanía y con accesibilidad", ha afirmado Aguado, que ha dicho que no es extraño que, mientras los concejales trabajan, haya en el despacho personas del equipo de mantenimiento.
Mientras todo esto ocurría, el alcalde, Jordi Ballart, estaba reunido con una entidad, y ha sido al finalizar la cita y volver a su despacho cuando se ha dado cuenta de que alguien había quemado la bandera, con un método que todavía no se sabe.
En un mensaje de Twitter, el alcalde socialista ha condenado rotundamente la quema de la bandera y la ha calificado de "hecho aislado lamentable".
DENUNCIA DE OFICIO
Ha sido entonces cuando se ha comprobado que el nombre de la persona de mantenimiento no se correspondía con el individuo que había accedido al consistorio y cuando inmediatamente se ha procedido a cambiar la bandera española: "Lo hemos hecho muy rápido por motivos de seguridad porque se había quemado la cuerda".
El consistorio también ha presentado una denuncia de oficio al entender que el hombre ha cometido dos delitos: acceder al despacho del alcalde usando una personalidad falsa y quemar una bandera "democráticamente aceptada", y fuentes de Mossos d'Esquadra han explicado a Europa Press que pasadas las 18 horas aún no estaba detenido.