Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aznar alerta contra el populismo porque "los de la revolución" no quieren regenerar la democracia "sino acabar con ella

Pide un compromiso "activo" para que "no triunfen" esos movimientos "felizmente sepultados bajo el Muro de Berlín"
El expresidente del Gobierno José María Aznar ha alertado este jueves contra los populismos que están emergiendo "al calor de la crisis económica y del descrédito de las instituciones" y ha afirmado que "los de la revolución" no quieren regenerar la democracia sino que "buscan lo de siempre, acabar con ella".
Así se ha pronunciado durante el acto de entrega en el Palacio de Cibeles del V Premio FAES de la Libertad al ensayista e historiador mexicano Enrique Krauze, al que han asistido la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; el exministro Eduardo Zaplana; el presidente del Consejo Consultivo de la Asamblea de Madrid, Ignacio Astarloa; y los parlamentarios Juan José Lucas, José Ramón García, Pablo Casado y Cayetana Álvarez de Toledo, entre otros.
Sin mencionar en ningún momento a 'Podemos', la formación de Pablo Iglesias, el expresidente del Gobierno ha lanzado un duro alegato contra los populismos que están cobrando fuerza tanto en España como "en todo el ámbito democrático europeo". "Vuelven los viejos conocidos de la Historia de Europa. Reviven los agentes de la destrucción de la paz, la libertad y la democracia, dispuestos a dejar su huella también en el siglo XXI", ha apostillado.
En este sentido, ha lamentado que al "calor de la crisis económica y del descrédito de las instituciones", en medio de un "cambio de paradigma económico y social lleno de lógicas incertidumbres", el nacionalismo y el populismo emerjan "para ofrecer recetas que son hoy tan falsas como lo fueron en el pasado, e igualmente destructivas".
"Ni los rupturistas de la identidad ni los de la revolución quieren regenerar la democracia. Buscan lo de siempre, acabar con ella", ha proclamado José María Aznar. Dicho esto, ha subrayado que es "preciso renovar la confianza en la política", pero "no para hacer concesiones al populismo, sino para fortalecer la democracia; no para extender la sobra de la sospecha sino para despejarla", ha enfatizado.
RECUPERAR A CIUDADANOS INSTALADOS EN LA "DESAFECCIÓN"
Aznar ha admitido que se han cometido "errores". "La perfección, al parecer, solo está al alcance de los nuevos totalitarismos de soluciones mágicas, infalibles y además gratuitas". En este contexto, ha señalado que el rendimiento de las instituciones "puede y debe mejorar sustancialmente" y ha admitido que "no será fácil" recuperar a muchos ciudadanos "instalados en la desafección".
"Pero nuestro proyecto de convivencia democrática no merece ni necesita enmiendas a la totalidad que nunca, repito, nunca, han traído los efectos regeneradores que se les suponía", ha dicho. Según Aznar, la democracia de 1978 sólo ha "decepcionado" a los que "nunca quisieron su éxito". "A los nostálgicos del privilegio o de la vanguardia revolucionaria que a fin de cuentas vienen a ser lo mismo", ha aseverado.
Tras recriminar que esos populismos "malversan las inquietudes de los ciudadanos, la indignación y el desafecto para conseguir réditos partidista a costa de la frustración", ha reclamado trabajar "desde un compromiso lo más amplio y activo posible" para que "no triunfen" los que creen que la historia "puede deparar una segunda oportunidad a sus delirios extremistas, felizmente sepultados bajo el Muro de Berlín".