Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BAD aumentará su asistencia financiera hasta los 32.000 millones en 2009

El Banco Asiático de Desarrollo (BAD) aumentará su actividad crediticia a las naciones más pobres de la región en unos 10.000 millones de dólares en los próximos 2 años, hasta un total de 32.000 millones, según anunció hoy la entidad en su reunión anual, que se celebra hasta el 5 de mayo en Bali.
El organismo proveerá de créditos rápidos y a corto plazo a un precio más barato que el que es facilitado en los programas actuales, con el objetivo de dotar de margen de maniobra a los países afectados por la crisis, que según el BAD amenaza con invalidar los esfuerzos para lograr el objetivo de la ONU de acabar con la pobreza antes de 2020.
"Creo que esto será una buena primera iniciativa para asistir a las economías en problemas y, aún más importante, para proteger a los pobres de los peores efectos de la crisis", dijo el presidente del organismo, el japonés Haruhiko Kuroda, que presidió el evento celebrado en la isla indonesia.
La medida incluye una partida de 3.000 millones de dólares que los Gobiernos podrán utilizar para elaborar planes de estímulo fiscal.
Esta noticia se produce pocos días después de que el banco anunciara que triplicará su capital social hasta los 165.000 millones de dólares con el objetivo de disponer de mayores recursos para responder a la crisis y acelerar su objetivo de erradicar la pobreza en el continente.
La decisión de triplicar el capital social fue alcanzada tras dar su visto bueno una "apabullante mayoría" de los 67 países miembros del ABD, que hasta ahora tenía un capital social de 55.000 millones de dólares.
Según los estrategas de la institución multilateral, la recesión provocará que al menos sesenta millones de asiáticos no podrán salir de la pobreza, y la cifra se elevará casi cien millones en 2010.
Un cuarto de la población de los países subdesarrollados o en vías de desarrollo que pueden aspirar a la ayuda del organismo con sede en Manila no tiene electricidad y menos del 20 por ciento dispone de acceso a agua potable.