Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Balza advierte de que ETA tiene una estructura "potente" y "preocupante"

El consejero vasco de Interior, Javier Balza, ha asegurado que ETA cuenta en el País Vasco con "una infraestructura que preocupa y que va a costar desmantelar", conformada por un grupo "potente de legales (no fichados por la policía), que sirve de base a los liberados (a sueldo de ETA)".
Javier Balza se ha reunido, antes de hablar a los medios de comunicación, con el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la sede de la Delegación del Gobierno en el País Vasco en Vitoria. El consejero ha señalado que las primeras investigaciones apuntan a que el 'comando Vizcaya' es el responsable del atentado de Legutiano. Serían los mismos etarras que atentaron contra los cuarteles de la Guardia Civil de Durango (Vizcaya) y de Calahorra (La Rioja).
Esta es la principal hipótesis con la que trabajan los expertos en la lucha antiterrorista tras analizar la forma de actuar de los terroristas:han llegado al lugar, se han bajado de la furgoneta con los explosivos, la han activado y han huido en coche hasta llegar a Abadiño (Vizcaya). Aquí un un tercer vehículo les esperaba.  
Este comando es el más activo desde el fin de la tregua en diciembre de 2006 cuando ETA mató a dos ecuatorianos en el aeropuerto de Madrid. Está compuesto por los terroristas liberados -fichados por la Policía- Jurdan Martitegi y Arkaitz Goikoetxea.
El consejero vasco ha precisado que "más que hablar de un comando numeroso, distinguiría entre lo que es una infraestructura potente de legales", que da cobertura a "un menor número de liberados". Y ha añadido que la existencia de este grupo de miembros de ETA no fichados por la policía "complica la investigación".
En cuanto a los explosivos utilizados, Balza no ha dado detalles porque la encargada de su análisis es la Guardia Civil. No obstante, fuentes de la investigación hablan de 300 kilos de un explosivo aún por determinar.