Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España alertó de que Rato recibía al menos 7 millones desde paraísos fiscales

El Banco de España alertó de que el exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato comenzó a recibir, a partir del año 2012, "importantes transferencias de dinero", que ascienden al menos a siete millones de euros, desde cuentas corrientes situadas en seis paraísos fiscales, entre ellos la isla caribeña de Dominica, según consta en el sumario de la causa en la que se investigan irregularidades en el patrimonio del que fuera presidente de Bankia, al que ha tenido acceso Europa Press.
El Banco de España alertó de que el exvicepresidente del Gobierno,
Rodrigo Rato comenzó a recibir, a partir del año 2012, "importantes
transferencias de dinero", que ascienden al menos a siete millones de
euros, desde cuentas corrientes situadas en seis paraísos fiscales,
entre ellos la isla caribeña de Dominica, según consta en el sumario de
la causa en la que se investigan irregularidades en el patrimonio del
que fuera presidente de Bankia, al que ha tenido acceso Europa Press.
La denuncia original de la Fiscalía detalla que Rato recibió, en
concreto, 1.518.017 euros en 2012 y 1.259.305 en 2013, procedentes de
"cuentas corrientes en las que tenía poder de disposición" en Suiza,
Gibraltar, Luxemburgo, Irlanda, Estados Unidos y Dominica.
La Fiscalía calcula también que el expresidente del Fondo Monetario
Internacional ocultó estos ingresos a Hacienda y defraudó una cantidad
de al menos 2,46 millones.
Además de no declarar los ingresos percibidos desde los paraísos
fiscales, Rato también ocultó al fisco el dinero percibido por los
servicios profesionales de asesoramiento prestados a Telefónica --que
ascendieron a 307.627 euros-- y que le fueron facturados a través de
Kradonara.
La documentación incluida en el sumario desvela que la alerta dada
por el Banco de España desembocó en la elaboración de un informe de la
Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF), en el que se
detectaban siete riesgos fiscales.
Según declaró su inspectora jefa, Margarita García Valdecasas, ante
el titular del Juzgado 31 de Madrid, Antonio Serrano-Arnal, el
departamento dependiente del Ministerio de Hacienda decidió realizar
"una denuncia temprana" al Ministerio Público sobre estos hechos, al
considerar que Rato "podría estar cometiendo un delito económico".
García Valdecasas precisó ante el magistrado que la investigación se
inició "aproximadamente sobre el 2011 o 2012, por orden suya, tras
comprobar la existencia de numerosas "operaciones cruzadas entre
sociedades vinculadas" a Rato y detectar "movimientos que no tienen
lógica mercantil.
Los abundantes datos sobre irregularidades desembocaron en la
operación desarrollada en abril de 2015, en la que fue detenido. Agentes
del Servicio de Vigilancia Aduanera registraron, además, su domicilio
particular y varios de sus despachos. El exvicepresidente del Gobierno
declara este viernes ante el magistrado por tercera vez en relación con
este caso.
LAS CIFRAS DEL PRESUNTO FRAUDE.
Concretamente, las pesquisas de la Oficina Nacional de Investigación
del Fraude (ONIF) incluidas en el sumario señalan Rato recibió el 10 de
mayo de 2012 un pago procedente de Estados Unidos por importe de
1.165.205,64 euros, otro del Reino Unido el 26 de agosto de 2012 por
52.811,38 euros, y otros dos, el 11 y 21 de diciembre de ese mismo año,
por valor de 200.000 euros y 100.000 euros desde Dominica. En todos los
casos el concepto que figura es el de "otros cobros y pagos sin
contrapartida".
En cuanto a 2013, el exvicepresidente del Gobierno recibió tres
pagos desde Estados Unidos, entre marzo y junio de ese año, por importe
de 338.751,38 euros, 249.937,84 euros y 605.585,40 euros,
respectivamente. Por último, los datos del sumario reflejan un pago de
65.030,58 euros procedentes de Luxemburgo.
En estos casos, se repite el mismo concepto que en el caso de los
pagos de 2012, si bien en el último procedente de Estados Unidos, el
concepto que aparece es el de "remuneración de trabajadores", mientras
que en el de Luxemburgo, se refleja como "Invers por residentes en
particip".
Además, la empresa que las investigaciones sitúan en el centro de la
compleja trama societaria y de la que Rato es responsable último,
Kradonara, percibió también transferencias desde el extranjero por
importe de 6,1 millones de euros.
La documentación de la ONIF indica que entre 2002 y 2010 se
produjeron pagos desde el Reino Unido por importe de 1,5 millones de
euros. Además, Kradonara ingresó 1,7 millones en 2011, con origen
Gibraltar, 1,4 millones en 2013 desde el Reino Unido y Luxemburgo y 1,5
en 2013, desde los mismos países.