Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Barça pide al juez "confidencialidad" en el procedimiento contra Rosell por el fichaje de Neymar

El Fútbol Club Barcelona ha solicitado al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz "confidencialidad" en la tramitación del procedimiento abierto a raíz de una querella presentada contra el presidente del Fútbol Club Barcelona, Sandro Rosell, por un delito de apropiación indebida en el fichaje del futbolista brasileño Neymar Dos Santos, han informado fuentes jurídicas.
En un escrito de alegaciones presentado al magistrado, el Club ha expresado sus quejas ante la difusión del escrito en el que la Fiscalía de la Audiencia Nacional apoyaba la admisión a trámite de la querella al considerar que el traspaso contempló la firma de "contratos simulados" y se alteró la finalidad de un pago de 40 millones de euros.
El Barça ha pedido, además, personarse en el procedimiento y que queden "apartadas" de la investigación aquellas cuestiones que no estén relacionadas directamente con el objeto de la querella, presentada por un socio.
Ruz, que ha incorporado al procedimiento estas alegaciones y ha informado de ellas a la Fiscalía, ha concedido al club 24 horas para que precise en calidad de qué se quiere personar y le ha recordado que la ley establece que debe dar trasladado a las partes de la documentación que obre en la causa.
En una providencia dictada este jueves ha precisado, además, que el pasado 8 de enero advirtió al socio querellante sobre "el uso correcto" que debe hacerse de la documentación que obra en el procedimiento.
LA POSTURA DE LA FISCALÍA
En un escrito hecho público el pasado viernes, el fiscal José Perals señalaba que los contratos firmados entre el Barça, el Santos y la sociedad Neymar&Neymar (N&N), de la que sería propietario el padre del futbolista, "en ocasiones no responden a lo indicado en los mismos", por lo que deben ser investigados.
El fiscal, que aclaraba que la admisión a trámite de la querella no debe constituir automáticamente la imputación de Rosell, pone de manifiesto en su escrito la "verosimilitud" de los hechos relatados por el denunciante, el socio del Barcelona y portavoz de la plataforma opositora 'Consulta Barça', Jordi Cases.
El querellante sostiene que el club fichó a Neymar por 57,1 millones de euros, de los cuales 40 habrían ido a N&N y 17,1 se habrían abonado en concepto de derechos federativos. A esta cantidad habría que añadir 7,9 millones de euros por un acuerdo sobre tres jugadores del Santos, equipo en el que militaba Neymar, y otros 9 por la celebración de dos partidos amistosos.
De la documentación entregada por el Barça el pasado 23 de diciembre, el fiscal deduce que en noviembre de 2011 el Barça, Neymar y la sociedad N&N firmaron un contrato para que el futbolista jugara en el club azulgrana a partir de 2014, cuando terminaban sus derechos federativos con el Santos.
En este acuerdo se pactó abonar a la sociedad del padre 10 millones de euros en virtud de "un contrato de préstamo sin intereses y a amortizar cuando se formalizara el contrato laboral". Además, el precio por la adquisición de los "derechos federativos y económicos", propiedad de N&N, se estipuló en 40 millones y se estableció una penalización en caso de incumplimiento por idéntica cuantía.
En junio de 2013 las tres partes, sin embargo, decidieron rescindir este contrato ya que el jugador se había incorporado al Barça después de que el club cerrara un acuerdo de transferencia con el Santos por el traspaso de los derechos federativos. En ese punto, la entidad presidida por Rosell reconoció que había incumplido el contrato de 2011 y abonó 40 millones de euros en concepto de penalización. También se firmó el contrato con el jugador.